Alimentos que pueden comer los pacientes con cálculos renales

Las enfermedades renales deben ser manejadas fundamentalmente con un estricto tratamiento de dieta alimenticia. Si la enfermedad es catalogada como severa, los cambios en la dieta deberán ser drásticos en los pacientes renales, porque se requerirá mantener niveles de potasio, sodio y fósforo bastante saludables. Siempre será práctico consultar con el médico los cambios en la alimentación de manera que no se arriesguen los riñones más de la cuenta.

Fósforo

Con problemas renales la función de este órgano se ve diezmada o condicionada, por lo que el cuerpo tiene dificultades para balancear sus niveles de fósforo y calcio, esto quiere decir que el organismo no logra realizar la eliminación correcta del fósforo que sobra, por lo que los niveles de calcio se reducen ocasionando huesos débiles y fragilidad del sistema óseo.  La sugerencia de organismos como el Colegio Médico de Wisconsin, es que los pacientes hagan una dieta baja en fósforo, con alimentos como el calabacín y el brócoli. Por otro lado, las frutas y las verduras son bajos en fósforo y su contenido por porción no supera los 110 mg, es decir que también son una buena opción.

Oxalatos

pacientes renalesEstudios recientes del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh y publicados en su página web, revelaron que las dietas bajas en oxalatos pueden prevenir la aparición de los cálculos renales. Esos alimentos bajos en oxalatos son por ejemplo las castañas de agua, el aguacate, la alverja, el banano, la uva, la papaya, la pera, sandías, papa blanca hervida, coliflor hervidos, repollo, melocotón, ciruelas, durazno, mango, cerezas, rábanos, cebolleta y brócoli hervido. Beber agua todos los días, cuando menos 64 oz, reduce la posibilidad de tener cálculos renales.

Potasio

Los órganos que se encargan de mantener el nivel de potasio que debe recibir el cuerpo son los riñones. Cuando se habla de excesos de potasio, se hace referencia a la posibilidad peligrosa de ocasionar un ritmo cardiaco inestable, especialmente en los pacientes renales. Los alimentos que tienen elevado contenido de potasio son la remolacha, acelga, albaricoque, calabaza, zanahoria, col de Bruselas, dátil, naranja, uvas pasas, batata, espinaca, sandía, pasas, banano, melón, col verde, chirivía, aguacate, tomate secado al sol, ñame y alcachofa.

Las personas que tienen niveles altos de potasio, deben preferir frutas y vegetales con menos de 150 mg de potasio en cada porción, brotes de alfalfa, remolacha, ciruela, pera, mora, fresa, maíz molido, cebolla, pimentón, arándano, durazno, nabo, pepino, berenjena, arveja, manzana, coliflor, perejil, lechuga, ajo, frambuesa, uva, piña, repollo y habichuelas.

Precauciones de seguridad

Al momento de acondicionar la dieta de los pacientes renales, hay que tener en cuenta las lecturas de nutrientes y minerales que actualice el doctor que atiende el caso. Elegir una dieta para el organismo, adecuada a las necesidades propias, necesitará, seguramente, cambios importantes que hagan de la posibilidad de hacer diálisis, algo más lejano.

Por M. Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *