12 Causas De Los Calambres O Espasmos Musculares En Piernas

Normalmente, los músculos se controlan a través de señales enviadas a través de los nervios, pero existen todo tipo de razones por las cuales estas señales pueden funcionar mal y se pueden desarrollar calambres o espasmos musculares. Si puede identificarse con alguna de las situaciones a continuación, esta podría ser la causa raíz de sus espasmos musculares:

 

    • experimenta mala circulación sanguínea (puede tener manos o pies fríos o un color morado/azulado en los dedos de los pies y los dedos)
    • su dieta es algo pobre, lo que significa que puede estar ingiriendo demasiado sodio y no suficientes electrolitos clave como magnesio o potasio
    • sufre espasmos después de mantener una posición durante un tiempo prolongado o de sentarse durante largos períodos con mala postura (lo que puede afectar la parte baja de la espalda o el cuello)
    • ha estado ejercitándote y ejerciendo mucha presión sobre los músculos de tus piernas, especialmente tus pies y músculos de la pantorrilla
    • está deshidratado, posiblemente por entrenar en el calor sin beber suficiente agua o por beber alcohol
    • tiende a saltarse el calentamiento o estiramiento antes del ejercicio y no se estira adecuadamente después
    • acaba de terminar de realizar ejercicio de larga distancia, como correr o andar en bicicleta, lo que causa fatiga muscular y posiblemente desequilibrio electrolítico
    • está actualmente en estado de embarazo – los espasmos son más comunes en las mujeres embarazadas, además de una deficiencia de calcio que a veces puede causar que las mujeres embarazadas tengan calambres musculares
    • fue lastimado recientemente, especialmente alrededor de la médula espinal, la parte baja de la espalda o el cuello, lo que podría haber causado la compresión de los nervios
    • espera que le llegue el ciclo menstrual pronto
  • toma medicamentos que son diuréticos (lo que hace que pierda agua/líquidos) que afectan su presión arterial o para tratar el colesterol alto (estatinas)
  • tiene una afección médica existente, como diabetes, enfermedad hepática o trastorno de la tiroides, que afecta los niveles de líquidos

 

 

En la mayoría de los casos, los espasmos musculares o calambres no son nada graves y desaparecerán una vez que se resuelva el problema subyacente que los causa. Pero a veces pueden indicar que tiene una afección más grave que podría causar daño a sus nervios, cambios en la presión arterial, desequilibrios electrolíticos o niveles anormales de líquido. No olvide que el hormigueo o adormecimiento de las piernas es parecido a los calambres pero no es exactamente lo mismo. Si experimenta espasmos musculares cada vez con más frecuencia y los cambios de estilo de vida anteriores no ayudan a resolverlos, hable con su médico sobre la toma de algunos exámenes para asegurarse de que no exista un trastorno crónico que le esté causando dolor.

Estas son algunas de las formas comunes en que se pueden desarrollar los espasmos musculares:

 

  • Los músculos dejan de recibir sangre y nutrientes: cuando se tiene mala circulación y altos niveles de inflamación, los músculos no reciben suficiente sangre, oxígeno y electrolitos para mantenerse estables. Esto podría suceder porque las arterias están en mal estado, lo cual corta el suministro de sangre a las extremidades más externas. Debido a que los dedos de sus pies, tobillos y pantorrillas son algunas de las partes del cuerpo más apartadas del corazón, esta es una razón por la cual estas áreas son más propensas a los dolores musculares. El suministro de sangre bajo en las piernas se llama arteriosclerosis de las extremidades y es una de las causas más comunes de los calambres musculares.
  • Los niveles de electrolitos bajan demasiado: los músculos requieren suficientes minerales para moverse, contraerse y relajarse, por lo que tener una baja de potasio, bajo contenido de calcio o una deficiencia magnesio puede causar calambres y dolor. Algunas de las formas en que se agotan son a través del ejercicio o una dieta deficiente que sea baja en verduras y frutas ricas en nutrientes, además de alta en sodio. Algunos medicamentos también provocan cambios en los niveles de electrolitos, como los que se usan para tratar la presión arterial alta.
  • Deshidratación: los músculos pueden sufrir espasmos cuando la ingesta de líquidos es baja o cuando se ha estado consumiendo diuréticos que aumentan la micción, incluyendo el alcohol, algunas infusiones de hierbas o ciertos medicamentos y recetas. Eso se debe a que el cuerpo solo tiene suficiente líquido para funcionar, por lo que cuando se está agotando y experimentando deshidratación, el fluido se aleja de los músculos. En cambio, su cuerpo prioriza la conservación de fluidos vitales en partes del cuerpo que son necesarios para mantenerse vivo (el cerebro y otros órganos vitales). El problema es que hay muchos nervios que se conectan a los músculos y controlan los movimientos, pero solo funcionan correctamente cuando están rodeados de suficiente agua y sodio. Cuando esta relación está desactivada y se está deshidratado, los músculos se vuelven hipersensibles y se contraen involuntariamente.
  • Los nervios se estrechan o se comprimen: a veces los calambres en los músculos de las piernas o la parte baja de la espalda son causados ​​por nervios comprimidos o estrechados en la espina dorsal. La mala postura puede contribuir a la acumulación de estrés en la estenosis lumbar (columna vertebral), que puede desencadenar espasmos cuando se comienza a moverse o a cambiar de posición repentinamente.

 

Conclusiones sobre los espasmos musculares

  • Los espasmos musculares son contracciones involuntarias de uno o más músculos.
  • Los espasmos musculares son más frecuentes en los pies, la parte inferior de la espalda y las piernas, pero pueden ocurrir en cualquier lugar.
  • Uno de los tipos de espasmos musculares más comunes y agonizantes es el calambre, que causa punzadas en los músculos de la pantorrilla tan fuertes que pueden despertarlo inmediatamente después de dormirse.
  • Cuanto más viejo se vuelve, es más probable que sufra de espasmos musculares ocasionales.
  • Existen un sinnúmero de remedios caseros para aliviar el dolor de calambres y espasmos musculares de manera natural.
  • Naturalmente, puede tratar los espasmos musculares al evitar los desequilibrios electrolíticos, estirando y masajeando los músculos, manteniéndose hidratado, utilizando compresas de hielo o calor en los músculos sensibles, corrigiendo su postura y tomando un baño con sal de Epsom.
  • Los músculos distendidos generalmente son el resultado de una lesión, mientras que los espasmos musculares no son necesariamente debidos a una lesión.
  • Las causas más comunes por las que se desarrollan los espasmos musculares incluyen la deficiencia de sangre y nutrientes en los músculos, una gran baja de niveles de electrolitos, la deshidratación y el estrechamiento o compresión de los nervios.

Por Dayana G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *