Cómo combatir hongos en las uñas de los pies

Las infecciones fúngicas pueden afectar cualquier parte del cuerpo, desde la piel hasta los ojos. Los hongos están normalmente presentes dentro y alrededor del cuerpo junto con las bacterias. Cuando un hongo empieza a crecer demasiado, se puede producir una infección.

La onicomicosis (también llamada tinea unguium) es una infección fúngica que afecta a las uñas. Las infecciones fúngicas normalmente se desarrollan con el tiempo, por lo que cualquier cambio inmediato en la forma como se ve o se siente la uña puede ser demasiado sutil para notarse al principio.

Existen muchas causas diferentes para las infecciones de las uñas por hongos, y cada causa tiene su propio tratamiento. Aunque muchas de las causas de la onicomicosis son prevenibles, algunos factores de riesgo aumentan la probabilidad de desarrollarla. Usted tiene más probabilidades de desarrollar una infección fúngica en las uñas si usted:

  • es una mujer mayor de edad
  • mantiene los dedos de las manos o de los pies húmedos por un tiempo prolongado
  • nada en una piscina pública
  • tiene diabetes
  • pie de atleta
  • tiene un sistema inmune debilitado
  • tiene una enfermedad que afecta a los vasos sanguíneos
  • tiene una lesión en la uña
  • utiliza uñas artificiales
  • utiliza zapatos cerrados como tenis o botas

Las infecciones fúngicas de las uñas son tratables en la mayoría de los casos; sin embargo, el hongo puede regresar después del tratamiento o causar futuras complicaciones.

¿Por qué se desarrolla?

Una infección micótica de la uña se produce por el sobrecrecimiento de hongos dentro, debajo, o sobre la uña. Los hongos prosperan en ambientes cálidos y húmedos, por lo que este tipo de entorno puede hacer que se aumente la población naturalmente. Los mismos hongos que causan la tiña inguinal, el pie de atleta y la tiña puede causar una infección en las uñas.

Los hongos que ya están presentes dentro o sobre su cuerpo pueden causar infecciones en las uñas. Si usted ha estado en contacto con alguien que tiene una infección fúngica, puede habérsela contagiado a usted. Debido a que los hongos prefieren condiciones oscuras y húmedas, las infecciones por hongos se producen con más frecuencia en las uñas de los pies que en las uñas de las manos. Cuando sus pies están al interior de los zapatos, se puede crear un ambiente oscuro y húmedo donde los hongos pueden prosperar.

Si usted recibe una manicura o pedicura en un salón para uñas, asegúrese de preguntar cómo y con qué frecuencia el personal desinfecta sus herramientas. Herramientas, como limas y cortaúñas, pueden propagar las infecciones fúngicas de persona a persona si no se desinfectan.

¿Quién está en riesgo de contraer infecciones por hongos?

Las infecciones de las uñas son más frecuentes en hombres que en mujeres, y las infecciones se encuentran con mayor frecuencia en adultos que en niños. Si usted tiene familiares que a menudo sufren este tipo de infecciones fúngicas, entonces usted también es más propenso a sufrirlas.

Los ancianos tienen mayor riesgo de contraer infecciones micóticas en las uñas, ya que tienen una circulación pobre y sus uñas crecen más lentamente y se engruesan a medida que envejecen. Si una persona tiene problemas de circulación, un sistema inmunológico comprometido, o lesiones de la piel alrededor de las uñas, él o ella pueden estar en mayor riesgo de sufrir infecciones en las uñas.

¿Cómo luce?

Una infección micótica de la uña puede afectar parte de una uña, una uña entera o varias uñas a la vez.

Signos visibles

Los signos visibles de una infección fúngica de uñas incluyen:

  • áreas blancas de descamación en la superficie de la uña (puede incluir hoyos en la uña)
  • desmoronamiento de una esquina o la punta de la uña (onicomicosis distal)
  • formación de escamas debajo de la uña (hiperqueratosis subungueal)
  • manchas amarillas en la parte inferior de la uña (onicomicosis proximal)
  • presencia de una raya blanca o amarilla en la uña (onicomicosis lateral)
  • pérdida de la uña

Signos comunes

Los signos comúnes de infección de uñas por hongos incluyen:

  • un mal olor procedente de la uña infectada
  • una uña deforme
  • una uña frágil o engrosada

¿Cómo sé si tengo una infección fúngica en las uñas?

Debido a que otras infecciones pueden afectar a la uña y presentar síntomas semejantes a los de una infección micótica de la uña, la única manera de confirmar el diagnóstico es ver a un médico. Él o ella tomará un raspado de la uña y analizará con microscopio para detectar la presencia de hongos. En algunos casos, su médico tendrá que enviar el raspado a un laboratorio para realizar el análisis y la identificación.

¿Cómo se trata una infección micótica en las uñas?

Por lo general, no se recomendan los productos de venta libre para el tratamiento de infecciones de las uñas, ya que no proporcionan resultados fiables. En su lugar, el médico puede prescribir un medicamento antimicótico oral como:

  • fluconazol
  • griseofulvina
  • itraconazol
  • terbinafina

Usted puede utilizar otros tratamientos antifúngicos, como laca de uñas antifúngica o soluciones tópicas. Estos tratamientos se aplican sobre la uña de la misma forma que uno aplicaría un esmalte de uñas. Dependiendo del tipo de hongo que causa la infección, así como la extensión de la infección, es posible que tenga que utilizar estos medicamentos durante varios meses. Por lo general las soluciones tópicas no suelen ser eficaces en la curación de las infecciones fúngicas en las uñas.

No se garantiza que los tratamientos eliminen la infección fúngica por completo de su cuerpo. En casi la mitad de los casos, la infección fúngicaen las uñas regresará.

Consejos para prevenir infecciones de las uñas de los pies por hongos

Realizar algunos sencillos cambios de estilo de vida puede ayudar a prevenir una infección micótica en las uñas. Un buen cuidado de las uñas, manteniéndolas bien recortadas y limpias es una buena forma de evitar que las infecciones echen raíces. También debe evitar lesionar la piel alrededor de las uñas. Si usted va a tener las manos húmedas o mojadas por un período prolongado, es posible que desee usar guantes de caucho.

Otros consejos preventivos incluyen:

  • utilizar regularmente aerosoles o polvos antifúngicos
  • evitar estar descalzo en lugares públicos
  • lavarse las manos después de tocarse uñas infectadas
  • llevar calcetines que minimizen la humedad
  • realizarse manicuras o pedicuras en salones de confianza
  • reducir el uso de uñas artificiales y esmalte de uñas
  • secarse bien los pies después de bañarse, especialmente entre los dedos
  • utilizar sus propios artículos para manicura o pedicura

Perspectivas a largo plazo y futuras complicaciones de salud

Para algunas personas una infección micótica en las uñas puede ser difícil de curar. Se estima que los medicamentos eliminan los hongos solamente en alrededor del 50 por ciento de los pacientes. No se puede considerar que la infección de las uñas se ha curado hasta que una uña, libre de infección, haya crecido. Aunque esto indica que la uña ya no está infectada, es posible que la infección fúngica regrese. En casos graves, pueden haber daños permanentes en la uña, y puede que se tenga que remover.

Las principales complicaciones de una infección fúngica en las uñas son:

  • el desarrollo de infección bacteriana de la piel (celulitis)
  • decoloración de la uña infectada
  • la propagación de la infección a otras áreas del cuerpo y, posiblemente, al torrente sanguíneo
  • un resurgimiento de la infección
  • una pérdida permanente de la uña afectada

Acerca de: Dayana García

Sigueme en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *