Cómo evitar infectarse con los virus gripales

Con el AH1N1 en la mente de todo el mundo en estos días, el tema de la prevención de enfermedades, y en particular la forma de evitar las infecciones virales – y dicho de paso, el rito anual de la “temporada de gripa” que ya está a la vuelta de la esquina – está sin duda en el radar de supervivencia de todos.

Pero aprender la mejor manera de prepararse para lo peor plantea su propio conjunto de desafíos únicos porque, francamente, las soluciones reales para la erradicación de la enfermedad no son precisamente lo más popular de los medios.

La mayoría de los principales medios de noticias, simplemente invitan a la gente a lavarse constantemente las manos y a evitar el contacto humano, pero esto es difícilmente infalible, ni es práctico o incluso necesario. Fortalecer el sistema inmunológico debe ser la primera línea de defensa, y aprender cómo prevenir eficazmente la infección la segunda. Este último enfoque es de dos puntas, lo que significa que hay formas seguras y eficaces para matar los virus en las superficies como en el interior del cuerpo, y sabiendo que ambas so críticas para la supervivencia a largo plazo.

La luz ultravioleta C desinfecta el agua y esteriliza superficies

En el rango de longitudes de onda entre 100 y 280 nanómetros (nm), según lo definido por la Organización Mundial de la Salud, ultravioleta C o UVC (onda corta), la luz es una forma efectiva de deshacerse de patógenos dañinos en las superficies expuestas. Un número creciente de hospitales, que son conocidos por albergar patógenos de “superbacterias” resistentes a los antibióticos, han optado por este método no tóxico como una defensa de primera línea contra los patógenos y usted también puede.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU. reconoce que luz UV es eficaz en la purificación del agua, ya que destruye los dañinos microbios, incluyendo levaduras, bacterias, algas, hongos, virus y ooquistes. Muchas instalaciones de tratamiento de agua utilizan la luz UV para controlar los microorganismos, ya que penetra las paredes celulares y membranas citoplasmáticas de los organismos y reorganiza su ADN, bloqueando efectivamente su reproducción.

Robots UV en los hospitales ya están demostrando ser más eficaces que el blanqueador en la limpieza de equipos y salas de esterilización. Hasta 25.000 veces más potente que la luz solar natural, los robots UV pueden programarse para irradiar luz sobre todas las superficies expuestas o potencialmente comprometidas, incluyendo debajo de las camas y entre los pliegues de las cortinas. Después de unos 10 minutos, cualquier cosa viviente en las superficies se vuelve completamente estéril.

“Podemos limpiar y desinfectar una habitación (a mano) a un nivel del 85%, pero cuando se utiliza la luz ultravioleta se puede limpiar ese cuarto hasta en 99,9%”, señaló el Dr. Ray Casciari, un especialista en enfermedades pulmonares en el Hospital St. Joseph, a la CNN. “Este es el futuro de los hospitales porque el 85% no es suficiente.”

Soluciones de plata y de cobre resultan eficaces contra los patógenos dañinos

Los metales plata y cobre también son eficaces asesinos de enfermedades. Los coloides de ambos metales ejercen un “efecto oligodinámico” en los microorganismos, matando efectivamente hongos, virus, mohos y diversas células vivas, incluso a concentraciones muy bajas. En pocas palabras, los coloides de plata y cobre se unen a las proteínas de los patógenos y, básicamente, los desactiva lo que resulta en su muerte.

Estimule su sistema inmunológico con hierbas antivirales

Tener que preocuparse constantemente de la patogenicidad de las superficies que toca es realmente sólo es necesario, sin embargo, cuando su sistema inmunológico no está a la altura. Si su sistema inmunológico es fuerte y bien respaldado con una nutrición adecuada, sus probabilidades de sucumbir a las enfermedades se reducen considerablemente, por eso es tan importante comer bien para su supervivencia.

Complementar deliberadamente su dieta con alimentos antivirales y hierbas es fundamental si se quiere evitar las infecciones virales. He aquí algunos que pueda desear incorporar en su dieta:

1. Aceite de orégano. Aclamado por su increíble potencia antiviral, antibacteriana y antioxidante, el aceite de orégano pertenece al repertorio de la salud de todos los survivalistas. Los estudios han demostrado que el componente carvacrol del aceite es particularmente benéfico para la focalización y la eliminación de los virus. Y a diferencia de las drogas farmacéuticas, el aceite de orégano no mata a su saludable flora intestinal, ni va a desarrollar resistencia a los antibióticos.

2. Baya del saúco. Algunas veces conocida simplemente como saúco, la baya del saúco ha sido durante mucho tiempo utilizada como tratamiento para enfermedades respiratorias derivadas del frío y la gripa. La Universidad del Centro Médico de Maryland reconoce que la baya del saúco ha demostrado propiedades antiinflamatorias, antivirales, antioxidantes y anticancerígenas, y las pruebas de laboratorio han demostrado que el “súper fruto” es poderoso y efectivo para fortalecer el sistema inmunológico.

3. Vinagre de manzana. Para un mantenimiento regular, tome una o dos cucharadas de vinagre de manzana con un chorrito de limón fresco todas las mañanas en agua o en jugo.

El vinagre natural de manzana con la “manzana madre” es rico en nutrientes como el potasio, fósforo, sodio (¡del tipo saludable!), magnesio, azufre, hierro, cobre, flúor (no el tipo sintético de fluoruro agregado al agua), silicio y pectina, así como decenas de minerales y aminoácidos esenciales.

Todos estos son altamente eficaces en la alcalinización y la desintoxicación del cuerpo, creando condiciones hostiles para las bacterias y los virus patógenos.

4. Vitamina C. Tal vez más conocida para el tratamiento de los resfriados, la vitamina C es posiblemente el remedio más eficaz en la prevención y el tratamiento de virus de todo tipo. El difunto Dr. Linus Pauling estudió extensamente el nutriente y encontró que, para que el sistema inmunológico pueda mantener sus defensas contra las infecciones virales, la vitamina C es esencial. Las inyecciones de altas dosis de vitamina C también son eficaces en la erradicación de las enfermedades una vez que han tomado el control.

5. Vitamina D. Una de las maneras más fáciles de mantener un sistema inmunológico vibrante es pasar más tiempo en el sol. Cuando la piel está expuesta a la luz ultravioleta (UV) del sol, su cuerpo produce vitamina D, la cual a su vez reduce el riesgo de desarrollar la gripa y otras enfermedades virales. Las personas con niveles óptimos de vitamina D también tienden a evitar enfermarse en general.

Acerca de: Dayana García

Sigueme en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *