Cómo evitar resfriarse durante la temporada alta.

Cada año, hay más de 1 mil millones de casos de resfriado común, y más de 200.000 personas son hospitalizadas debido a complicaciones de una gripa – cifra que sigue en aumento. ¿Cuáles son las mejores maneras de evitar los males de invierno? Ponga a prueba sus conocimientos al decidir si las siguientes afirmaciones son verdaderas o falsas.

  1. Usted puede evitar los resfriados y la gripa manteniéndose alejado de las personas que estén tosiendo y estornudando.

Falso. Esta estrategia, sin duda puede ayudar pero no es infalible, por dos razones. En primer lugar, aunque los virus se propagan principalmente a través del aire, también se pueden encontrar en superficies contaminadas. En segundo lugar, las personas infectadas con un virus se vuelven contagiosas un día antes de los síntomas se presenten. A la mayoría de nosotros nos prenden los resfriados o la gripa personas que aún no están enfermas. Estarán enfermos mañana, y es difícil de evitar a las personas que estarán mañana enfermas. Así que la mejor práctica es el lavado asiduo de manos y vacunarse. Si usted comienza a sentirse mal, quédese en casa hasta que esté bien. No solamente es contagioso antes de darse cuenta de que está enfermo, también es capaz de propagar el resfriado o la gripa durante unos cinco días después de caer enfermo.

  1. Salir en clima helado conlleva a los resfriados.

Falso. En un estudio, investigadores del Centro del  Resfriado Común de la Universidad de Cardiff encontraron que los voluntarios que empaparon sus pies en agua helada no tuvieron más resfriados que quienes no lo hicieron, pero no lograron hacer un seguimiento de los voluntarios que en realidad estaban expuestos al virus del resfrío – una grave falla en el estudio. Existen muchas razones por las que los virus se propagan en el invierno, pero que haga frío, probablemente, no tiene nada que ver con eso Las principales razones, dice, es que circulan más tipos de virus en invierno, y la gente se queda en casa más, lo que hace que la transmisión de persona a persona sea más fácil.

  1. Alimente un resfriado, mate de hambre una fiebre.

Falso. En ambos casos, los expertos recomiendan comer moderadamente y saludablemente. Escuche a su cuerpo.  Si tiene hambre, coma un poco, pero no demasiado. Si usted tiene fiebre, lo más importante es mantener los líquidos para no deshidratarse. Las bebidas calientes y frías pueden ser un alivio. Los productos lácteos, como el helado, pueden hacer que las flemas parezcan más gruesas, pero que en realidad no aumentan su producción y pueden ser una de las pocas cosas que los niños enfermos comerán.

  1. Vacunarse contra la gripa le puede dar gripa

Falso. La inyección contiene virus inactivos, lo que hace que sea esencialmente imposible que la vacuna cause gripa. . Pero una vez más, el proceso es tal que no da gripa por la vacuna. Le puede dar una nariz congestionada o irritación de la garganta, pero no le dará gripa.

  1. Si a usted le da gripa, el único tratamiento es líquidos y reposo en cama.

Falso. Los medicamentos antivirales pueden aliviar los síntomas y acortar la enfermedad. Pero sólo funcionan si se toman dentro de las 48 horas de la aparición de los síntomas, lo que limita la frecuencia con la que los médicos los prescriben. La mayoría de los adultos no buscan tratamiento sino hasta el día cuatro o cinco. Se debe controlar primero la fiebre relacionada con la gripa con acetaminofén. Los antibióticos no funcionan contra los virus – solamente contra las bacterias, las cuales se vuelven resistentes cuando los antibióticos se utilizan en exceso. En cuanto a un resfriado, algunos estudios muestran que tomar zinc en el inicio puede acortar su duración.

  1. Si usted fue vacunado o tuvo gripa el año pasado, usted todavía está inmune.

Falso. El virus de la gripe suele cambiar lo suficiente cada año de modo que la vacuna o exposición anterior no lo protegen por completo. Pueden proporcionar cierta protección residual si se joven y saludable y el virus no ha cambiado demasiado, dice,”pero para una protección óptima, es necesario recibir la vacuna que se ha actualizado para que coincida con la cepa circulante. La temporada de gripa puede comenzar tan pronto como llega octubre y seguir hasta mayo. Es inteligente vacunarse pronto para darle tiempo a su respuesta inmune de empezar a hacer efecto, pero vacunarse tarde en la temporada es mucho mejor que no hacerlo en absoluto.

  1. La sopa de pollo puede ayudar a aliviar los síntomas del resfriado.

Verdadero – aunque la mayoría de los expertos insisten en que no es porque sea algo especial. Beber cualquier líquido caliente y humeante puede ayudar a aliviar la congestión, y el factor TLC de tener a alguien que le prepare una sopa es sanador. En un estudio, se encontró que la sopa de pollo casera y algunas sopas enlatadas inhibían el movimiento de las células inflamatorias llamadas neutrófilos. La mayoría de los síntomas del resfriado son causadas por la inflamación y no por el virus. Si la sopa reduce la inflamación, “podría hacer que los síntomas mejoren. Simplemente porque es una vieja superstición no quiere decir que está mal.

  1. Usted es más susceptible a los resfriados y a la gripa si está bajo estrés.

Verdadero. Por supuesto, podrá atrapar a estos males sólo si usted está expuesto a los virus, pero si usted está estresado y se infecta, usted tiene una mayor probabilidad de enfermarse y tener síntomas más severos. Esto es especialmente cierto si usted es una persona mayor y si el estrés es crónico, factores que también debilitan la respuesta inmune a las vacunas. Cuatro formas de mejorar el funcionamiento inmune: Dejar de fumar, comenzar a ejercitarse, relacionarse con sus seres queridos y vigilar su peso. La obesidad también afecta la función inmunológica.

  1. Al estornudar o toser, debe cubrirse la boca y la nariz con las manos.

Falso. Utilizar las manos para sofocar la tos o los estornudos sólo las cubre con gérmenes, que pueden quedarse prendados en cada persona y superficie que toque. La etiqueta actual dice que si usted no tiene un pañuelo, se debe dar la espalda a la gente, o toser o estornudar en la parte interior de su brazo. Esto demuestra respeto y los virus quedan atrapados en su gabardina, por lo que no tiene que preocuparse por difundirlos. El lavado frecuente de manos también restringe la transmisión viral: En nuestra familia, es lo primero que hacemos cuando lleguemos casa.

Acerca de: Dayana García

Sigueme en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *