¿Cuáles son los niveles de colesterol alto y bajo recomendables?

Uno de los problemas de salud que más aqueja a la población estadounidense es, sin duda, el colesterol alto, en la actualidad unos 40 millones de personas de este país lo padecen y alrededor de 60 millones tienen niveles de colesterol arriba del límite recomendado para su salud.

Comencemos por identificar plenamente el concepto de colesterol como una sustancia cerosa que hace parte de las grasas, es decir los lípidos, de la sangre. Es cierto que el organismo requiere del colesterol para la elaboración de células sanas, sin embargo, los niveles de colesterol elevados o fuera de los límites normales representan una posibilidad mayor de padecer enfermedades cerebrales y de orden cardiaco. Los estudios realizados por la clínica Mayo establecieron que con el colesterol alto se presenta el riesgo de desarrollar depósitos de grasa en los vasos sanguíneos lo que hace más difícil la circulación adecuada de la sangre a través de las arterias. Si la sangre no llega al corazón con el flujo necesario, se origina un fuerte dolor en el pecho y posiblemente un ataque al corazón, por su parte, la reducción del flujo sanguíneo al cerebro, consecuentemente da origen a problemas cerebrovasculares.

Más colesterol bueno y menos colesterol malo

niveles de colesterolEl control sobre los niveles de colesterol es prácticamente una obligación para todas las personas mayores de 20 años. En este rango de edad, lo sugerido es realizarse un examen cada cinco años. Para las personas de mayor edad, hombres de más de 35 años y mujeres de más de 45, debe efectuarse el control por lo menos una vez al año desde la detección, esta prueba que mide el colesterol recibe el nombre de perfil de lipoproteínas y permite la medición del colesterol total, del colesterol de lipoproteínas (HDL) de alta densidad, de triglicéridos y de colesterol de lipoproteína (LDL) de baja densidad.

Lo que se entiende por colesterol total es la medida que abarca el colesterol HDL, LDL, y otros lípidos. La medida que recomiendan los especialistas para el control del colesterol total debe ser menor a 200 mg/dl. El colesterol LDL es también conocido como el colesterol malo debido a que su concentración en las arterias aumenta el riesgo de sufrir problemas cardiacos.  Si el nivel de LDL o colesterol malo es bajo, es un beneficio importante para la salud, aún más, si este nivel está por debajo de 130 mg/dl se considera la medida ideal, y si está por debajo de los 100 mg/dl, es propicia para pacientes en riesgo de problema cardíaco.

Por su parte, el colesterol HDL está considerado como el colesterol bueno gracias a su capacidad para prevenir a las personas de las enfermedades y problemas del corazón. Aquí puedes encontrar algunos remedios caseros para disminuir el colesterol malo y aumentar el bueno. La manera en que lo hace es expulsando el colesterol malo de la sangre evitando que éste se concentre en las paredes de la arterias. Esto se traduce en que entre más colesterol HDL hay en la sangre, habrá menos colesterol LDL haciendo daño. Los médicos consideran que el mejor nivel de colesterol bueno que se puede encontrar en la sangre es de 60 mg/dl. Las mujeres que tengan esta medición en menos de 50 y los hombres en menos de 40, tendrán un nivel bajo de HDL, niveles inferiores a 30 mg/dl se consideran riesgosamente bajos.

De lo que se trata entonces es de aumentar los niveles de colesterol HDL para que, de esa manera, se contribuya a disminuir las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular y de hecho esto es muy posible. Los hábitos y el estilo de vida son fundamentales para la salud, por lo tanto, realizar los cambios necesarios será vital para mejorar el funcionamiento de nuestro organismo. Perder peso puede ayudar con el aumento del colesterol HDL, realizar una dieta que incorpore grasas saludables, reducir el consumo de alcohol y evitar el cigarrillo, servirán para hacer menos factible un problema de corazón.

En cuanto al tema de las grasas monoinsaturadas y polinsaturadas, se conoce que estas se localizan en los aceites de oliva, de maní y de canola, y además que su consumo colabora en el incremento de los niveles de HDL. Lo mismo sucede con el pescado y las nueces que contienen ácidos grasos omega 3.  Los cereales integrales, el salvado de avena, las almendras de Brasil y las de nogal, entre otras, también benefician el aumento de colesterol en la sangre. Por otro lado, existen medicamentos que elevan los niveles de colesterol, pero que deben ser siempre autorizados o sugeridos por un médico especialista.

Acerca de: Manuel Ortiz

Sigueme en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *