10 Remedios Para Bajar La Presión Arterial Alta

La presión arterial alta -también conocida como hipertensión o el asesino silencioso – afecta a 1 de cada 3 adultos en todo el mundo y lamentablemente el número simplemente sigue creciendo. Entre el 90-95 por ciento de los casos se conoce como hipertensión primaria, que es la hipertensión sin causa médica subyacente. El pequeño porcentaje sobrante es causado por condiciones tales como la enfermedad renal. Conozcamos más a fondo y en detalle lo que es la presión sanguínea alta y como tratarla naturalmente.

La sangre y su circulación son vitales para mantener la vida. Suministran nutrientes esenciales y oxígeno a todas las células y órganos de nuestro cuerpo. También eliminan los desechos y el dióxido de carbono. Cuando el corazón late crea presión que impulsa la sangre a través de las arterias y las venas. Esta presión, si no lo ha adivinado, es nuestra presión arterial. Dos fuerzas bombean la sangre a través de nuestros cuerpos, la primera es creada por el corazón para bombear la sangre a las arterias, y la segunda se produce cuando el corazón descansa entre latidos y la sangre es retornada al músculo. Cuando la presión arterial se eleva, pueden ocurrir daños que alteran este sistema.

Si usted tiene hipertensión, su corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre a través del cuerpo. Y mientras que las arterias sanas están hechas de músculo semiflexible, la fuerza de la presión arterial alta dará lugar a un estiramiento excesivo de las paredes. Este estiramiento excesivo puede conducir a pequeños desgarres en los vasos sanguíneos (conocidos como cicatrización vascular) los cuales dejan tejido que captura cosas tales como colesterol/placa, y otras células de la sangre. Ocasionando acumulamiento de estas últimas, esto lleva a un mayor riesgo de coágulos de sangre. Las paredes también se debilitarán con el tiempo. Daño tisular por falta de oxígeno puede ocurrir en las partes de las arterias al otro lado de un bloqueo o acumulación de placa, privándolo de sangre fresca oxigenada, y los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares son el resultado si la presión es demasiado alta.

presion-alta_resize

Antes de iniciar una terapia con medicamentos, pruebe algunos cambios de estilo de vida y remedios caseros para la presión arterial alta. Como era de esperar, cosas tales como la dieta y el ejercicio juegan un papel importante en la reducción de la presión arterial, por lo tanto siempre mantenga estas dos cosas en primer plano en su mente. Los medicamentos pueden ser muy duros, y si bien es mejor evitarlos si es posible, si usted ya los consume, sepa que los remedios naturales pueden interferir con su funcionamiento.

Remedios Caseros para reducir la Hipertensión Arterial

1. Reduzca la Sal

La sal en sí misma no es el problema cuando se trata de la presión arterial alta, sino más bien su componente químico el sodio. Un poco está bien, pero el exceso de sodio altera el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Para eliminar el exceso de sal de su sistema, se extrae agua de los tejidos circundantes. El mayor volumen de líquido resulta en el corazón trabajando más para bombear la sangre, por lo tanto, en presión arterial alta. Claro que utilizamos una gran cantidad de sal de mesa en nuestros alimentos, pero aún así, esa cantidad no es suficiente para explicar el aumento de la presión arterial. En realidad, sólo el 6% de nuestro consumo de sal proviene del salero. Las grandes cantidades de sal que consumimos todos los días (en promedio 1-2 cucharadas generosas) no podrían ser únicamente producto de la sal que espolvoreamos sobre la comida. No, hay que escudriñar un poco más para llegar a fuente – los alimentos procesados. Se adiciona una cantidad tan extraordinariamente excesiva de sal en los alimentos procesados que es fácil desviarse por encima del límite saludable de la ingesta de sodio.

Un ejemplo específico: una sola comida de pavo asado para microondas puede tener sal en la carne, en el saborizante, en la salsa, en el relleno y en las papas, para completar la barbaridad de 5.400 miligramos de sodio. La suma límite máxima diaria está establecida en 2.300 miligramos, y es menor aún para los afroamericanos, los hombres y cualquier persona de más de 51 años. Si usted pertenece a una de esas categorías, sólo se debe consumir menos de ½ cucharadita al día. Incluso los alimentos que están etiquetados como bajos en grasa o bajos en azúcar todavía pueden contener una enorme carga de sodio. Las compañías de alimentos hacen esto, lógicamente, para aumentar el valor de sus productos. Nos quedamos enganchados con el sabor. De todos los sabores (dulce, ácido, etc.,) es el más difícil de vivir sin. ¿Cómo combatirlo para bajar la presión arterial?

 

Indicaciones

En resumen, lentamente agregue cada vez menos en sus preparaciones. Y por supuesto, lea las etiquetas de los alimentos que compra con cuidado. Recuerde el número 2.300 para la ingesta diaria de sodio, cualquiera más alto que eso, y es ya descartable. Usted se encontrará optando por las comidas caseras, donde puede controlar la cantidad de sal añadida, en lugar de los alimentos procesados. Apéguese a esto, y descubrirá que si vuelve a una cantidad excesiva de sal después de haber ajustado sus papilas gustativas a menos, estará cerca de repugnar el sabor.

Investigaciones intensivas han demostrado que cuanto más sal se consume, más se necesita. Si usted come menos sal, sólo tiene que añadir menos a su comida o tener menos en su comida, para estar satisfecho con una cantidad menor. No nacemos con el gusto por la sal. Un bebé se alegraría al recibir una gota de agua con azúcar, pero no hay sabor ni deseo por la sal hasta los 6 meses de edad. Cuando los niños estudiados fueron alimentados con alimentos salados, en comparación con los niños que comían más frutas y verduras, se desarrolló un antojo en el primer grupo que antes no existía. Estos antojos pueden dar forma a sus hábitos alimenticios durante años. Sopas, papas fritas, galletas, pizza, salsas, frituras, etc., etc., es fácil, incluso para las nuevas generaciones engancharse con la sal a una edad temprana. ¡No pierda la cabeza y tenga cuidado con esto!

2. Beba agua de coco

El agua de coco se encuentra dentro de la cáscara de los cocos verdes e inmaduros los cuales conservan sus beneficios naturales en forma orgánica y pura. Contiene potasio y magnesio, los cuales se relacionan con la función muscular regular, y por supuesto, el corazón es un gran músculo gigante. Si bien han habido algunos estudios limitados sobre el efecto del agua de coco en la hipertensión, muchas personas han reportado de manera anecdótica que les ha ayudado a disminuir la presión arterial. En los estudios, parecía afectar particularmente a la presión arterial sistólica, o la fuerza que tiene lugar cuando el corazón bombea sangre fuera de él. Si no tiene problemas con el agua de coco, puede llegar a ser un regio remedio para usted.

Necesitará…

– 8 onzas de agua orgánica de coco fresca

Indicaciones

Beba 8 onzas 1-2 veces al día. En la mañana es ideal si se bebe una vez al día, mientras que por la mañana y en la noche funciona bien si se opta a beberla dos veces al día.

3. Beba un poco de flor de Jamaica

Culturas de todo el mundo han utilizado la flor de Jamaica para controlar de forma natural la presión arterial alta, pero no fue sino hasta la década pasada que en efecto se llevaron a cabo estudios que mostraron que había más en el remedio que simplemente folclore. En primer lugar, la flor de Jamaica actúa como un diurético, que extrae sodio de la corriente sanguínea, reduciendo así la presión sobre las paredes arteriales. Aún más interesante es la forma en que puede imitar los inhibidores de la enzima convertidora (ECA) de angiotensina. Los inhibidores ECA son un grupo común de fármacos utilizados para tratar la presión arterial alta. Estos trabajan ralentizando la enzima convertidora de angiotensina, la cual desempeña un papel crucial en el sistema renina-angiotensina sistema – un sistema hormonal que regula la presión arterial y el equilibrio de líquidos. Como resultado de esta inhibición, los vasos sanguíneos se relajan y se baja el volumen de sangre, disminuyendo la presión arterial. Aunque ciertamente no es tan potente como los medicamentos ECA prescritos, aún así puede ser sorprendentemente efectiva.

Necesitará…

– 1 taza de agua fresca bien caliente

– 1-2 cucharaditas de flor de Jamaica seca

– Miel, limón, o 1-2 astillas de canela (opcional)

Indicaciones

Ponga el agua a hervir y añada la flor de Jamaica y la canela (si se usa) y deje al fuego durante 5 minutos. Agregue miel o limón al gusto, y beba 2-3 veces al día. Esto también funciona como un precioso té helado para esos pegajosos y calurosos días de verano.

4. Ejercítese

Junto con la dieta, el ejercicio debe realmente ser el número uno en esta lista. Nada puede reemplazar lo que el ejercicio hace por el cuerpo, y en una sociedad en la que nos estamos volviendo cada vez más sedentarios, puede tomar un poco más de esfuerzo salir y empezar a moverse, pero vale la pena, especialmente si tiene presión arterial alta. El corazón es un músculo, y se volverá más fuerte con el ejercicio. Se hace más fácil el bombear sangre y requiere menos esfuerzo, mantener el corazón en mejores condiciones y disminuir la cantidad de fuerza que ejerce sobre las arterias, de este modo disminuye la presión arterial. El ejercicio es, en muchos casos, todo lo que se necesita para poner su presión arterial de nuevo en marcha. El número superior en una lectura de la presión arterial indica la presión arterial sistólica, que se crea por el corazón al bombear la sangre lejos de él. El ejercicio puede reducir esta lectura en un promedio de 4 a 9 milímetros de mercurio (una unidad de presión), que es fácilmente tanto como algunos medicamentos prescritos para la presión arterial. Un agradable efecto secundario del ejercicio es la pérdida de peso, lo que también es para el corazón y las arterias un gran favor.

Indicaciones

Trate de lograr 30 minutos de ejercicio al día. Usted no tiene que correr una maratón -incluso tareas sencillas, como fregar el piso, son buenas. Cualquier cosa que incremente su ritmo cardíaco y aumente el ritmo de la respiración. Haga de esto un hábito. Sólo se obtienen beneficios del ejercicio, siempre y cuando se haga ejercicio.

 

5. Espino Blanco Saludable para el Corazón

El espino blanco es una hierba de primera necesidad cuando se trata de la salud del corazón ya que es rico en flavonoides, a saber, procianidinas oligoméricas (OPC) y quercetina. Los flavonoides son promocionados como poseedores de muchos beneficios, pero de las condiciones más intensamente estudiadas a las que ayuda son varias formas de enfermedades del corazón. Esto incluye arritmia, palpitaciones, mejora de la función de los capilares, regulación de la glucosa en el metabolismo y, por supuesto, reducción de la presión sanguínea arterial y el riesgo de hipertensión. Existen diversas acciones mecánicas diferentes que los flavonoides pueden ejercer en la sangre, pero la concerniente a la hipertensión la más importante puede ser el ensanchamiento de los vasos sanguíneos, lo que en última instancia, reduce la presión de la sangre. Puede disfrutar el espino blanco en forma de té o en formas de “bolas”, que es como se sugiere a continuación. La receta también pide canela y jengibre, que son excelentes para ayudar a que la circulación fluya sin problemas. Fue la herbolaria Rosemary Gladstar quién me enseñó cómo preparar estas maravillosas bolas a base de hierbas, y aunque yo he alterado la receta un poco, ¡yo siempre estaré agradecido con ella por encaminarme en esta maravillosa forma de disfrutar de la medicina a base de hierbas!

 

Necesitará…

– 1/2-1 cucharadas de canela en polvo

– 4 cucharadas de bayas de espino blanco en polvo

– Agua

– Miel pura

– Cacao o algarroba/ en polvo

Indicaciones

Coloque el polvo de canela y espino blanco en un tazón y mézclelos. Añada la cantidad necesaria de miel y agua para lograr una pasta. Espese la mezcla con cacao en polvo o algarroba en polvo hasta que se haya formado una masa que pueda enrollar fácilmente en pequeñas bolas no más grandes que la uña del dedo índice. Colóquelas en una bandeja de horno y póngalas a secar en un horno a una temperatura muy baja (no más de 150 grados Fahrenheit) hasta que se sequen. Almacénelas indefinidamente en un frasco de vidrio, alejadas de la luz solar directa y en un lugar fresco.

 

6. Aceite de Pescado

¡Por supuesto que este está aquí! Puede poner los ojos en blanco por haberlo visto en todas partes, pero el aceite de pescado y sus abundantes ácidos grasos omega-3 son una belleza cuando se trata de su corazón. Mientras que los estudios han sido imprecisos sobre si en realidad reduce o no el riesgo de ataques cardíacos o derrames cerebrales, se ha visto como un éxito cuando se trata de bajar la presión arterial, además de reducir los triglicéridos y aumentar el colesterol (“bueno”) HDL. A los pacientes con trasplante de corazón se les ha dado aceite de pescado para reducir el riesgo de hipertensión después de un trasplante.

Indicaciones

Yo prefiero el aceite de pescado líquido tomado en jugo de naranja a las píldoras que pueden tener algunos… desagradables efectos secundarios. Tome la cantidad adecuada para usted como se indica en la parte posterior de la botella.

 

7.  Jarabe de Arándano

Los jarabes son, sin duda, una de mis formas favoritas de incorporar los beneficios de las hierbas y especias en la vida diaria. Si bien la palabra “jarabe” puede hacerlo pensar en algo dulzón e intenso – lo contrario de lo que quiere para la salud del corazón – ese no es el caso aquí. El “jarabe” que se ve en las tiendas de comestibles puede no ser el mejor, pero el hecho en casa es una maravillosa (deliciosa) forma para brindarse un estímulo natural. Y si somos honestos con nosotros mismos, a veces atragantarnos con un té amargo hace que sea difícil mantenernos constantes con un remedio. Los arándanos son ricos en el flavonoide quercetina, cuyos beneficios se explican en el remedio número 5, ya que también se encuentra en el espino blanco. También puede adicionar bayas de saúco para un adicional efecto saludable para el corazón ya que -sorpresa, sorpresa, ¡son buenas para algo más que resguardarnos de la gripa y el resfriado!

Ingredientes:

– 4 tazas de agua

– 8 cucharadas de arándanos secos o 4 cucharadas tanto de arándanos secos como de bayas de saúco

– 1 taza de miel

– Una olla, un colador y un frasco de vidrio con tapa hermética

 

Indicaciones

Adicione las bayas secas al agua y lleve a ebullición a fuego lento. Continúe a fuego lento hasta que el líquido se reduzca a la mitad. Cuele los sólidos, presionándolos para extraer el jugo extra, y vierta el líquido en la olla. Agregue la miel, calentando la mezcla sólo para asegurarse de que los dos se mezclen a fondo. Aquí hay dos caminos diferentes que puede tomar. Para un jarabe espeso, caliente la miel y el jugo de bayas a fuego medio-alto durante 20 minutos. Si usted prefiere no cocinar el jarabe, y no le molesta uno que sea un poco más claro, omita este paso. Una vez mezclado, embotelle, etiquete y almacene en el refrigerador hasta por 3-4 semanas. Tome 1 cucharada dos veces al día.

8. El Ajo

El ajo es uno de esos esenciales remedios caseros. Es rico en componentes beneficiosos que abordan una amplia gama de dolencias, una de las cuales resulta ser la hipertensión. Sin embargo, existe solo una pequeña trampa. La alicina, el compuesto organosulfurado que contiene azufre, responsable de varios de los beneficios para la salud del ajo, no le va tan bien al cuerpo humano cuando el ajo se consume crudo. La alicina es relativamente inestable, y por lo general se desactiva cuando entra en contacto con una sustancia con un pH inferior a 3, como el ácido de nuestro estómago. Sin embargo, cuando se toma en forma de pastilla, hay un garantizado beneficio de la alicina que le asegura que obtenga la cantidad adecuada para obtener buenos resultados cuando se trata de bajar la presión arterial. Asegúrese que cuándo obtenga las pastillas haya una emisión de alicina en una significativa cantidad estandarizada – en varios estudios ligados a la presión arterial, 1,8 miligramos por dosis redujo la presión de la sangre en un 10% dentro de 12 semanas.

Necesitará…

– Pastillas de ajo de buena calidad

Indicaciones

– Tómelas como lo indique la etiqueta de la botella

 

9. Decocción de Uña de Gato

La uña de gato (Uncaria tomentosa) es una planta leñosa trepadora que se encuentra en Centro y Suramérica, con su uso más notable en la selva tropical del Amazonas. Lleva el nombre de las espinas de la planta que son curvas como ganchos, al igual que las garras de los gatos. Se ha utilizado como un remedio tradicional en su hábitat natural durante mucho tiempo, pero los estudios de laboratorio finalmente revelaron pruebas de beneficios prometedores, uno de ellos el de bajar la presión arterial. Lo hace mediante la dilatación de los vasos sanguíneos (conocido como vasodilatación) y por lo tanto reduciendo la presión al permitir que la sangre fluya a través más fácilmente. También puede actuar como un diurético suave, deshaciéndose de la sal y el agua que el cuerpo no necesita, lo que puede de nuevo reducir la hipertensión. Los taninos y flavonoides son muy probablemente los principales componentes que dan cuenta de las curativas acciones de la planta.

Aquí se prepara en una sabrosa decocción que le proporcionará todos sus beneficios. Una decocción es esencialmente un té, pero se hierve a fuego lento durante mucho más tiempo, ya que se hace con las partes leñosas, duras y fibrosas de la planta tales como las raíces o (en este caso) la corteza. Hay dos cosas a tener en cuenta cuando esté en busca de la hierba, en primer lugar, asegúrese de que su nombre científico coincida con el de arriba (hay varias otras plantas conocidas como uña de gato) y en segundo lugar, asegúrese de que sea de un origen ecológicamente sostenible. Las mujeres que en embarazo deben evitar la uña de gato.

Necesitará…

– 1 ½-2 tazas de agua fría

– 1-2 cucharadas de hierba seca

– Miel o limón al gusto

Indicaciones

Coloque la hierba y el agua en una cacerola pequeña y póngala a hervir a fuego lento. Cúbrala y déjela hervir durante 40-45 minutos. Añada más agua (o menos) dependiendo de qué tan concentrado desea que sea el té. Cuele, añada miel o limón si lo desea, y beba una vez al día.

10. Sandía en la Mañana

Cada mañana, sea fiel a la sandía. Muchas veces la sandía es vista como una fruta estrictamente veraniega, una para los concursos de escupir semillas y barbacoas, pero también puede ayudar a disminuir la presión arterial. Un compuesto orgánico llamado citrulina, un aminoácido, fue aislado por primera vez en 1914 a partir de la sandía. Una vez ingerido, el cuerpo puede convertir la citrulina en el aminoácido L-arginina, que es un precursor de óxido nítrico. Para resumir, la citrulina -encontrada en la sandía- se convierte en arginina -esencialmente un componente químico- que conduce a la producción de óxido nítrico. El óxido nítrico se comunica con varias células y sistemas en su cuerpo que regulan, entre otras cosas, el grado de fuerza con el que la sangre es bombeada a través de todo su cuerpo, también conocido como resistencia sistemática vascular. Este ensancha los vasos sanguíneos, lo cual disminuye la resistencia vascular, lo que en última instancia, reduce la presión arterial. Imagínese tratando de bombear un volumen determinado de líquido a través de una pequeña abertura frente a una abertura más amplia. La abertura más amplia permitirá que fluya fácilmente y sin problemas – ¡es lo mismo con las células de la sangre!

Necesitará…

– 1-2 tazas de sandía fresca

Indicaciones

Todas las mañanas consuma sandia con el estómago vacío. Si usted tiene un dispositivo de presión arterial en el hogar, contrólese a sí mismo y observe los cambios.

 

Entendiendo la Lectura de Presión Arterial

Cuando la enfermera envuelve el manguito alrededor del brazo y luego anuncia dos números aparentemente al azar, ¿qué está pasando? Dos fuerzas bombean la sangre a través de nuestros cuerpos, la primera es creada por el corazón al contraer y bombear sangre a las arterias, y la segunda se produce cuando el corazón descansa entre los latidos y el músculo del corazón se vuelve a llenar de sangre. Estas dos fuerzas se conocen como sístole y diástole, respectivamente, y son los números que se ven en una lectura de la presión arterial. La presión sistólica es el número superior (o la primera lectura) y es el número más alto, y el segundo número es diastólica, y es el número más bajo. El número sistólico debe ser inferior a 120, mientras que el número diastólico debe ser menor de 80. Cualquier valor superior y entra en pre-hipertensión e hipertensión. Así que la próxima vez que le lean su presión arterial, recuerda el primer número se refiere a la fuerza con que la sangre se bombea lejos, y el segundo número es el corazón en reposo rellenándose de sangre.

Por Dayana G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *