8 Beneficios De La Sandía Para Prevenir Enfermedades

La sandía es por mucho una de las más potentes frutas curativas para el cuerpo que pueda existir. Los increíbles beneficios para la salud de la sandía abarcan todo, desde el cerebro hasta las células de los pies. Conocida también con el nombre de aguamelón, cíndria, patilla o melón de agua, esta fruta posee muchas propiedades que pueden ayudar a mejorar el funcionamiento y absorción de nutrientes en el cuerpo. Conozcamos más acerca de la sandía y como ayuda a prevenir ciertas enfermedades.

El mejor momento para disfrutar de este fresco, suculento y jugoso melón de agua es en el verano, cuando están en temporada y proporcionan una serie de nutrientes, vitaminas y minerales.

La sandía es increíblemente hidratante (¡hasta un 92% de agua!) y es naturalmente baja en grasa. ¡Adicione este melón como parte de su dieta diaria y cosechará sorprendentes beneficios que van desde mejorar la salud cardiovascular hasta nutrir sus ojos y acelerar su sistema inmunológico! ¡Lea a continuación y véalo por sí mismo!

 

Salud cardiovascular & ósea

El licopeno en la sandía es especialmente importante para nuestra salud cardiovascular y ahora está siendo reconocido como un factor importante en la promoción de la salud ósea. El consumo de grandes cantidades de sandía también se ha correlacionado con la mejora de la función cardiovascular, ya que mejora el flujo sanguíneo a través de la vasodilatación (relajación de la presión arterial). El licopeno dietético (proveniente de alimentos como la sandía o los tomates) reduce el estrés oxidativo que normalmente disminuye la actividad de los osteoblastos y osteoclastos (las dos principales células óseas implicadas en la patogénesis de la osteoporosis) – esto significa huesos más fuertes para aquellos que consumen alimentos ricos en licopeno. La sandía también es rica en potasio que ayuda a retener el calcio en el cuerpo, dando como resultado huesos y articulaciones más fuertes.

smoothie-de-sandia_resize

Apoyo antiinflamatorio y antioxidante

La sandía es rica en compuestos fenólicos como flavonoides, carotenoides y triterpenoides. El carotenoide licopeno en la sandía es particularmente beneficioso en la reducción de la inflamación y la neutralización de los radicales libres. La triptorpenoide cucurbitacina E también está presente en la sandía, la cual proporciona una ayuda antiinflamatoria bloqueando la actividad de las enzimas ciclooxigenasas que normalmente conducen a un aumento de la ayuda inflamatoria. Asegúrese de escoger sandías maduras, ya que contienen cantidades más altas de estos beneficiosos compuestos fenólicos.

Reduce la grasa corporal

Se ha demostrado que la citrulina en la sandía reduce la acumulación de grasa en las células adiposas. La citrulina es un aminoácido que se convierte en arginina con la ayuda de los riñones. Cuando nuestros cuerpos absorben citrulina puede tomar el paso de convertir en arginina si así se requiere. Cuando se consume citrulina, tiene la capacidad de (a través de una serie de pasos) bloquear la actividad de TNAP (fosfatasa alcalina no específica de tejido), lo que hace que nuestras células adiposas creen menos grasa, y por lo tanto ayuda a prevenir la excesiva acumulación de grasa corporal.

compartiendo-una-sandia_resize

Apoyo muscular y nervioso

Al ser rica en potasio, la sandía es un estupendo electrolito natural y por lo tanto ayuda a regular la función de los nervios y los músculos de nuestro cuerpo. El potasio determina el grado y la frecuencia con la que nuestros músculos se contraen, y controla la excitación de los nervios en nuestro cuerpo.

Apoyo diurético y renal

La sandía es un diurético natural que ayuda a aumentar el flujo de orina, pero no esfuerza los riñones (a diferencia del alcohol y la cafeína). Las sandías ayudan al hígado a procesar amoníaco (desecho de la digestión de proteínas) lo que alivia la tensión en los riñones mientras que se deshace del exceso de líquidos.

 

Apoyo inmunológico, curación de heridas y prevención de daño celular

El contenido de vitamina C en la sandía es asombrosamente alto. La vitamina C es excelente para mejorar nuestro sistema inmunológico manteniendo la integridad de óxido-reducción de las células y por lo tanto protegiéndolas de las especies de oxígeno reactivo (que dañan nuestras células y el ADN). El papel de la vitamina C en la curación de heridas también se ha observado en numerosos estudios debido a que es esencial para la formación de nuevo tejido conectivo. Las enzimas que participan en la formación de colágeno (el componente principal de la cicatrización de heridas) no pueden funcionar sin vitamina C. Si usted está sufriendo de cualquier herida de curación lenta, eleve su ingesta esta fruta cargada de vitamina C.

Mejora la salud ocular

La sandía es una maravillosa fuente de beta-caroteno (esa rica tonalidad roja de la sandía = beta caroteno) el cual se convierte en el cuerpo en vitamina A. Ayuda a producir los pigmentos en la retina del ojo y protege contra la degeneración macular relacionada con la edad como también previene la ceguera nocturna. La vitamina A también mantiene saludables la piel, los dientes, el esqueleto, los tejidos blandos y las membranas mucosas.

Producción de alcalinos

Las sandías poseen un efecto productor de alcalinos en el cuerpo cuando están completamente maduras. Comer muchos alimentos productores de alcalinos (frutas y verduras frescas y maduras) puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades y trastornos causados por una dieta con alto contenido de ácidos (es decir, carne, huevos y productos lácteos).

Por Dayana G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *