9 Remedios Caseros Para Los Cálculos Renales

Si hay una cosa en la que todos podemos estar de acuerdo, ¡es que el dolor de cálculos renales es espantoso! El dolor generalmente se siente en el vientre o en el costado, e incluso puede desplazarse hasta la ingle. De repente viene y se va la mayor parte del tiempo, por lo que puede ser irritante lidiar con eso. Un cálculo renal, que es una masa de pequeños cristales que puede aparecer en el riñón o el uréter. Bloquea el tracto urinario, causando mucho dolor.

 

Los tipos más comunes son los cálculos de oxalato de calcio, que se forman cuando el exceso de calcio en la orina se une al exceso de oxalato en la orina. El calcio también puede formar piedras con otras sustancias como el fosfato. Si la orina tiene un pH muy bajo (ácido), se pueden desarrollar cálculos de ácido úrico. Otros tipos como la cistina y las piedras de estruvita también pueden formarse debido a otras afecciones o medicamentos.

 

Todos los cálculos renales pueden ser verdaderamente dolorosos. Los grandes pueden necesitar ser disueltos y removidos mediante cirugía. Pero si son pequeños (aproximadamente del tamaño de la arena), es posible que pueda pasarlos usted mismo. Siga estos 10 remedios caseros naturales para curar y prevenir cálculos renales.

 

Beber de 10 a 12 tazas de líquidos cada día aumenta la micción y elimina los cálculos renales. También puede agregar ½ taza de limón a 8 tazas de agua para adicionar citratos, los cuales detienen la formación de cálculos. Consumir menos sal ayuda a los riñones a excretar menos calcio en la orina. Para los antioxidantes que previenen el crecimiento de piedras, beba té verde. Las hojas de diente de león y la vara de oro aumentan la micción, mientras que los citratos en los limones y las naranjas evitan que las piedras se acumulen.

 

 

 

9 remedios naturales para las piedras en los riñones

1. Beba más líquidos

El mejor remedio natural para los cálculos renales es beber suficientes líquidos y en abundancia. Los cálculos renales duplica la necesidad de líquidos, y como tratamiento, el abastecimiento de suficientes líquidos hará el truco.

 

Por supuesto, el agua es la mejor opción para hidratar el cuerpo, ya sea que se tenga cálculos renales o no. También puede agregar jugo de limón para aumentar los citratos, los son sales que pueden detener la formación de cálculos renales. Simplemente agregue ½ taza de jugo de limón fresco a 8 tazas de agua y beba durante todo el día. También se permiten la Ginger Ale, las gaseosas de limón y lima (como la Sprite) o los jugos de frutas. Si toma café y refrescos de cola, limítese a no más de 1 a 2 tazas por día.

 

Trate de beber un mínimo de 10 a 12 tazas de líquidos todos los días. La mitad (si no más) de esta cantidad debería ser agua. Lograr esto naturalmente eliminará los cálculos renales al aumentar la producción de orina. Cuanto más orine, más rápido podrás expulsar los cálculos e incluso evitar la formación de más.

 

2. Use menos sal

Reduzca su ingesta de sal en un grado ya que consumir más sodio hace que los riñones excreten más calcio. Este calcio se combina con oxalato o fósforo, y eventualmente forma cálculos.

 

En promedio, los estadounidenses consumen 3.400 mg de sal por día, lo que es más del doble de los 1.500 mg recomendados. Alrededor del 75 por ciento de esta cantidad proviene de alimentos procesados, como comidas para microondas y platillos congelados. Y la mayoría de los bocadillos, quesos y condimentos también están llenos de sal. Realice los cálculos y vigile lo que come. Haga todo lo posible para evitar estos productos y el riesgo de contraer cálculos renales se reducirá en gran medida.

 

3. Beba té verde

El té verde es el remedio delicioso y saludable para los cálculos renales. Sus ricos niveles de antioxidantes disminuyen la excreción urinaria de oxalato, lo que reduce las posibilidades de cálculos renales. Y si ya tiene un cálculo renal, los antioxidantes evitarán que se agrande. El té verde tiene el poder de aumentar la actividad de una enzima (superóxido dismutasa), la cual combate los radicales libres en el cuerpo y mantiene su cuerpo fuerte a medida que se recupera de los cálculos renales.

 

4. Coma granadas

Para quienes padecen problemas renales como cálculos renales e insuficiencia renal, el modus operandi es una dieta renal. Esta dieta implica pocas proteínas, sal, fósforo y potasio. Las granadas son la fruta perfecta para esta dieta, ya que contienen muy poco potasio. También se dice que reducen los niveles de acidez en la orina, lo que estimula una atmósfera desfavorable para los cálculos renales. Puede comer las frutas al natural, preparar un jugo o moler las semillas en una pasta y usarlas con sopas.

 

5. Pruebe las hojas de albahaca

La albahaca es un ingrediente común en la cocina que hace que los alimentos sean deliciosos. ¿Pero sabía que la albahaca también es un diurético que fortalece el riñón ayudándolo a excretar mejor? Reduce el contenido de ácido úrico en la sangre y desintoxica el riñón. Prepare un té con hojas de albahaca fresca y miel natural. O mezcle el jugo de albahaca con miel y tómelo cada mañana para reducir la aparición de más cálculos renales.

 

6. Prepare té con hojas de diente de león

Las hojas de diente de león son diuréticos naturales y provocan un exceso de orina. Esto disuelve cálculos renales y también los expulsa. Las hojas les brindan a sus riñones una muy necesaria purificación.

 

Las hojas se han utilizado en la medicina tradicional para tratar la enfermedad renal y mejorar su función. ¡Y son fáciles de usar! Simplemente añada unas cuantas hojas frescas de diente de león, que se pueden encontrar en las tiendas naturistas, en una ensalada con otras verduras. También puede agregarlas mientras prepara el té.

 

7. Pruebe la raíz de malvavisco

La raíz de malvavisco posee potentes propiedades antiinflamatorias y es un diurético. Protege el tracto digestivo y urinario cuando los cálculos renales pasan recubriendo la capa con un mucílago. También ayuda a desintoxicar el riñón. La raíz de malvavisco se puede usar en forma de té o como extractos, cremas, cápsulas y tinturas fácilmente disponibles.

 

8. Use zanahorias silvestres

Muchas culturas tradicionales han utilizado raíces, hojas y semillas de las zanahorias silvestres para tratar cálculos renales y otros trastornos renales. Sus propiedades diuréticas estimulan que las toxinas y los desechos sean expulsados de los riñones. Pero recuerde que esto no es lo mismo que la zanahoria vegetal común. Puede tomar zanahorias silvestres en forma de té o tintura todos los días.

 

9. Limones y naranjas

Ese vaso de jugo de naranja que toma de vez en cuando no es solo refrescante. Los cítricos como las naranjas y los limones contienen citratos que reducen el riesgo de cálculos renales y también evitan que los existentes se acumulen.

 

Cuando consume citratos en exceso, los citratos se unen al calcio adicional en la orina. Esto disminuye la saturación de calcio en la orina, inhibiendo el crecimiento de cálculos renales. Los citratos también aumentan el pH de la orina, lo que evita la formación de cálculos de ácido úrico.

 

Advertencia

No tome pastillas diuréticas si está consumiendo diente de león, vara de oro o té verde. No tome múltiples diuréticos a la vez. Esto podría hacer que orine demasiado, lo que puede interferir con su equilibrio electrolítico. En caso de duda, beba mucha agua durante el día.

Por Dayana G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.