¿Qué es la celiaquía y cuál es el tratamiento a seguir?

Una de las enfermedades más complicadas y dolorosas que puede padecer el tracto digestivo es la celiaquía, conocida por el perjuicio severo que le produce al intestino delgado y porque, además, obstaculiza la absorción de los nutrientes que tiene la comida. Son varias las intolerancias que se crean con esta enfermedad, por ejemplo al gluten, la cebada, el centeno y una de las proteínas del trigo. Peor aun cuando el gluten es un elemento que no es único de los alimentos, también hace parte de vitaminas, protectores de labios e incluso medicinas.

El hecho de comer gluten o productos que contengan gluten, generan una respuesta inmediata del sistema inmune que afecta las vellosidades, es decir, las pequeños bultos con forma de dedo que se ubican alrededor del intestino delgado, recubriéndolo. Son precisamente estas vellosidades las que permiten que los nutrientes que provienen de los alimentos, ingresen al torrente sanguíneo mediante la absorción de las paredes intestinales, esto quiere decir que cuando las vellosidades no funcionan adecuadamente, no puede haber una buena nutrición.

celiaquíaPor estas razones, la celiaquía es una afección que también se conoce como “malabsorción”, que quiere decir una deficiente absorción de los nutrientes que tiene como principal consecuencia la reacción autoinmune al gluten. Se le conoce como enteropatía sensible al gluten, esprue no tropical o enfermedad celíaca. Entre sus características está que puede presentarse con posterioridad a un embarazo, a un nacimiento, al estrés emocional severo, las infecciones virales o cirugías. Esta enfermedad es genética.

Síntomas de la celiaquía

La sintomatología que tiene esta dolencia no es la misma de una persona a otra. Así como pueden presentarse en el sistema digestivo, también pueden sucederse en otras partes del organismo. Si se trata de síntomas de orden digestivo, entonces lo más común es que se presenten en niños e incluso bebés, estos serían:

  • La hinchazón y el dolor abdominal
  • El vómito
  • El estreñimiento
  • Heces fétidas, pálidas o grasosas
  • Pérdida de peso
  • Diarrea crónica

Los niños también pueden presentar irritabilidad y con el paso de los años se dan otros inconvenientes como consecuencia de la absorción inadecuada de los nutrientes, el crecimiento y desarrollo puede no ser normal, baja estatura, problemas en el esmalte de dientes permanentes, crecimiento tardío y retraso en la pubertad.

En el caso particular de los adultos, los síntomas digestivos del celiaquía son menos probables, por lo que la lista es un poco más extensa y puede considerar los siguientes:

  • Fatiga severa
  • Dermatitis herpetiforme, una clase de erupción en la piel
  • Ansiedad o depresión
  • Convulsiones
  • Artritis
  • Aborto recurrente o infertilidad
  • Pérdida del período menstrual
  • Dolor en huesos o articulaciones
  • Hormigueo y entumecimiento de manos y pies
  • Osteoporosis o pérdida de masa ósea
  • Llagas dentro de la boca
  • Anemia ferropénica inexplicable

Es probable que las personas desarrollen la celiaquía sin sufrir los síntomas pero con el pasar de los años se pueden desarrollar sus complicaciones severas. La malnutrición que se origina, desata problemas de anemia, abortos, osteoporosis, cáncer de intestino y enfermedades hepáticas.   

¿A qué se debe la variación de los síntomas?

Durante años, la manera diferente de afectar a las personas ha sido el tema de estudio de muchos investigadores en el mundo. Hasta el momento se han definido tres causas principales por las que se cree que pueda aparecer la celiaquía. La primera es el tiempo durante el cual fue amamantada la persona, la edad en la que se comenzó a comer gluten y la cantidad de este alimento que consumió. Las investigaciones en este sentido establecieron que, a manera de ejemplo, las personas que fueron amamantadas por largo tiempo, tardarán más en desarrollar los síntomas de la enfermedad.

La sintomatología también depende de la intensidad del daño intestinal y la edad del paciente, para muchos de ellos la vida es normal durante muchos años en los que tienen la enfermedad pero no se había diagnosticado. Cuando esto sucede, es decir, se demore el paciente en ser diagnosticado, las complicaciones serán mucho más duraderas.

Qué complicaciones adicionales tiene la enfermedad celiaca

Cuando se tiene la celiaquía, también se pueden desarrollar otras enfermedades paralelas del sistema inmunológico que ataca los tejidos sanos del organismo así como las células. Esta posible aparición de otras enfermedades suele ser de orden genético y pueden presentar:

  • Enfermedad hepática autoinmune
  • Artritis reumatoide
  • Síndrome de Sjogren, que destruye las glándulas de la saliva y las lágrimas
  • Mal de Addison, que deteriora las glándulas productoras de hormonas fundamentales
  • Diabetes tipo 1
  • Enfermedad tiroidea autoinmune

¿Es común esta enfermedad?

En la actualidad se conoce a la celiaquía como un desorden genético común, que es capaz de afectar a personas en cualquier parte del planeta. En los Estados Unidos la padecen hoy más de dos millones de pacientes, en una estadística de 1 por cada 133 habitantes. Del grupo de personas que tiene un pariente de primer grado diagnosticado con esta enfermedad, 1 de cada 22 adquieren la dolencia. Es más común que se presente entre los que tienen desórdenes genéticos, por ejemplo el síndrome de Turner, que perjudica el desarrollo de las niñas, o el síndrome de Down

¿Cómo es su diagnóstico?

No es fácil reconocer la enfermedad celiaca, esto debido a que los síntomas se pueden confundir fácilmente con los de otras enfermedades como el síndrome de fatiga crónica, las infecciones intestinales, la anemia ferropénica, que es consecuencia de la sangre que se pierde durante la menstruación, el síndrome de intestino irritable, la diverticulitis y el intestino inflamado. Consecuencia de estos síntomas confusos, la celiaquía ha sido mal diagnosticada o no se ha diagnosticado en muchos casos. Sin embrago, la experiencia y cuidado en los síntomas, la toma de conciencia de los médicos y los exámenes de sangre más confiables, han permitido que la enfermedad se diagnostique con mayor frecuencia.

Exploración

Esto significa que hay que buscar los anticuerpos en la sangre de personas que no presentan los síntomas de la celiaquía. En los Estados Unidos no se practica una exploración rutinaria por la enfermedad, pero como se sabe que este mal es hereditario, es común que los familiares de pacientes soliciten hacerse el examen. Esto porque se estableció que entre el 4 y el 12% de los familiares en primer grado de los enfermos, también se afectarán por esta dolencia.

Exámenes de sangre

Los pacientes con la enfermedad poseen niveles altos de anticuerpos en la sangre, esto significa proteínas que atacan las células propias y los tejidos corporales, su diagnóstico se realiza mediante exámenes de sangre que persiguen estos anticuerpos altos en antitransglutaminasa anti tisular (anti-Tgt) o los anticuerpos antiendomisio (EMA). Si estos componentes no son encontrados, siendo negativo el resultado, pero se sigue sospechando de la enfermedad, se realizarán otros exámenes más. Estos se llevarán a cabo, no sin antes someterse a una dieta de alimentos con gluten como las pastas o el pan. Esto porque hacer lo contrario, es decir, dejar de comer gluten para el examen, este podría arrojar resultados negativos, aunque la enfermedad se encuentre allí.

 

Biopsia intestinal

Luego de que los exámenes de sangre sumados a la sintomatología hayan descubierto la celiaquía en el paciente, el paso siguiente es realizar una biopsia del intestino que inmediatamente confirmará el diagnóstico. La biopsia permitirá observar el daño que hay en las vellosidades, luego de cortar un trozo pequeño de intestino delgado. Este procedimiento se lleva a cabo con un tubo largo denominado endoscopio, que se introduce hasta el intestino por la vía de la boca y el estómago. De esta manera de logra una muestra de tejido con instrumentos que van en el interior del endoscopio.

 

Dermatitis herpetiforme

Consiste en una picazón y un sarpullido que aparece con ampollas en la piel y que es una de las afectaciones que sufren entre el 15 y el 20% de pacientes con la celiaquía. Comúnmente estas indicaciones se dan en las nalgas, las rodillas y los codos. Si se tiene dermatitis herpetiforme (DH) es poco probable presentar los síntomas digestivos.

El diagnóstico respectivo de la dermatitis herpetiforme, se realiza a través de un examen de sangre y con una biopsia de la piel. Si ambos diagnósticos son positivos en el paciente, no será requerida la biopsia de intestino. La enfermedad intestinal y la de la piel se trata con una dieta libre de gluten, caso contrario, de volver a consumir el gluten, vuelven a aparecer. El sarpullido para este caso se maneja y controla con antibióticos como la Dapsona. Este medicamento no controla la enfermedad intestinal, por lo tanto la dieta libre de gluten es lo más recomendado para pacientes con dermatitis herpetiforme.

¿Cuál es el tratamiento?

La realidad indica que solamente hay un tratamiento contra la celiaquía y es el de una dieta que no contenga gluten. Es normal que un médico le sugiera a un paciente diagnosticado con la enfermedad que inicie un trabajo con el acompañamiento de un especialista en nutrición para realizar una dieta libre de gluten. Quienes sufren de esta dolencia suelen aprender mucho con un dietista acerca de listas de ingredientes y comidas con gluten para poder decidir sobre lo que se puede consumir y lo que no, cuando se están comprando los alimentos.

Es muy importante la realización de la dieta, la mayoría de pacientes que la hacen, logran contener los síntomas, prevenir deficiencias mayores y sanar el daño en el intestino. Tan solo unos días después de iniciada la dieta ya comienzan a notarse las mejoras, por ejemplo, los niños logran curar su intestino en un tiempo de 3 a 6 meses, sin embargo el de un adulto puede tardar algunos años. Cuando las vellosidades logran la absorción de los nutrientes estos son llevados correctamente al torrente sanguíneo y el intestino sana con prontitud.

Solamente se mantendrán sanas las personas que retiren el gluten de sus dietas, de por vida, porque incluso una porción reducida de gluten es suficiente para hacerle daño al intestino delgado. Este perjuicio al intestino les sucederá a los pacientes que tienen la enfermedad como también a los que no presentan evidencia de los síntomas. Algunas de las complicaciones que se presentan por la celiaquía no llegan a tener mejoría, aunque esto depende de la edad de cada paciente en el momento de ser diagnosticado, como por ejemplo la carencia del esmalte dental y la baja estatura.

También es posible que algunos pacientes no tengan mejoría implementando la dieta libre de gluten, esto se debe a que todavía no se conoce la totalidad de alimentos que contienen gluten en mínimas cantidades y estas comidas todavía se consumen, los aditivos como el almidón modificado y los estabilizadores y conservantes que se elaboran con trigo.  De la misma manera, algunos productos de arroz y maíz que son elaborados en fábricas que también producen alimentos a base de trigo, terminan siendo contaminados con la especie de gluten de trigo.

El daño intestinal puede continuar a pesar de llevar una rigurosa dieta libre de gluten, estos casos son algo extraños, a esta modalidad de la enfermedad se le llama celiaca refractaria y la padecen personas cuyo daño intestinal es realmente severo, al punto de no lograr sanar. Para que los nutrientes lleguen a la sangre de estos pacientes, debe hacerse a través de una vena, es decir, de modo intravenoso, ya que sus intestinos no pueden realizar esta absorción. La ciencia moderna ya trabaja en medicamentos para la celiaca refractaria y sus complicaciones.

Cómo es la dieta libre de gluten

De lo que se trata una dieta libre de gluten, es de no consumir alimentos con cebada, centeno y trigo. Tampoco se deben comer productos que hayan sido elaborados con estos granos. Para hablar con claridad, la celiaquía prohíbe el consumo de pastas, cereales, granos y varios alimentos procesados.

Con todas las restricciones expuestas, los pacientes con esta enfermedad deben alimentarse de forma variada consumiendo una dieta balanceada y muy equilibrada. Se puede comer soya, arroz, quinoa, harina de fríjol en lugar de la trigo, trigo sarraceno, amaranto y papa. En las tiendas de comida orgánica se puede conseguir productos que no tienen gluten como pan y pasta, también está la opción de pedir alimentos en las compañías especiales. Los almacenes de cadena vienen aumentando la venta de alimentos libres de gluten.

Otros alimentos que están libres de gluten son el arroz, el pescado, la carne plana, los vegetales y las frutas, estos pueden comerse sin ninguna clase de problema. Otrora, era recomendable no consumir avena a aquellos que padecían de la enfermedad, en la actualidad los nuevos estudios arrojaron que es posible suministrar pequeñas porciones sin daño alguno, siempre y cuando la avena que se va a ingerir no haya sido procesada con gluten de trigo durante su preparación, es bueno que los pacientes consulten primero a los especialistas para incorporar o no la avena en sus respectivas dietas.

En algunos medicamentos también es posible encontrar el gluten. Para los pacientes es un requisito preguntar si las medicinas que les son prescritas tienen contenido de trigo. El gluten se utiliza en muchos productos, por ejemplo, es un aditivo en elaboraciones como la plastilina y los labiales, por esta razón es indispensable leer las etiquetas de cualquier cosa. Cuando los ingredientes no estén en las etiquetas de los productos, el consumidor puede preguntar al fabricante por la lista utilizada, esto convierte a los pacientes de celiaquía en asiduos detectores de gluten en productos.  

Las nuevas etiquetas de los alimentos

A partir del año 2006 es obligación que las etiquetas de las comidas aclaren el tipo de trigo y de comidas alergenas que hacen parte de la lista de ingredientes. También se obligó a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, reglamentar el uso del concepto “libre de gluten” en cada una de las etiquetas de productos, esto entró en vigor como el Acta del Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor (FALCPA).

Ejemplo de la dieta libre de gluten

La Asociación Dietética de Norte América actualizó en el año 2006 todo su esquema de sugerencias para realizar una dieta libre de gluten, las recomendaciones que hizo están plasmadas en el siguiente cuadro, que no está completo por lo que los pacientes de celiaquía necesitan el acompañamiento de un dietista especializado para seguir la dieta.

Comidas que son permitidas

Arrurruz, yuca, lino, arrocillo indio, mijo, papas, arroz, semillas, soya, arroz salvaje, teff, yuca, tapioca, sorgo, sagú, quinoa, nueces, legumbres, lágrimas de job, maíz, trigo sarraceno y amaranto.

Comidas a evitar

Trigo: escaña cultivada, espeleta, kamut, farro, almidón de trigo, salvado, trigo agrietado, proteína de trigo hidrolizada, germen.

Tampoco la cebada, el centeno y el triticale.

Otros productos a base de trigo

Harina leudante, harina blanca, harina fosfatada, harina, harina de trigo duro, harina bromada, harina enriquecida, harina Graham, harina normal, sémola.

Comidas procesadas que pueden contener trigo, centeno o cebada.

Jarabe de arroz integral, papas fritas, salami, salchichas, papas a la francesa, matzá, salsa, tortillas sazonadas, sopas, vegetales en salsa, salsa de soya, pavo autohilvanado, imitación de pescado, mezclas de arroces, jugo de carne, hostias, embutidos, perros calientes, caramelos, cubos de caldo.

Gran parte de estas comidas se pueden encontrar libres de gluten, es aconsejable corroborar con el fabricante correspondiente.

Datos para recordar

  • Cualquier persona puede padecer de celiaquía, aún sin evidencias síntomas.
  • La característica de la enfermedad es la intolerancia al gluten, una proteína del trigo, la cebada y el centeno.
  • El tratamiento se basa en la exclusión del gluten de la dieta, este es un requisito que se debe cumplir de por vida.
  • El diagnóstico se realiza con exámenes de sangre y en algunas situaciones haciendo biopsia al intestino delgado.
  • Si no se realiza un adecuado tratamiento, esta enfermedad desarrolla cáncer, anemia y osteoporosis.
  • También se puede ocasionar daño intestinal severo y problemas con la absorción de nutrientes, de no tratarse esta dolencia.
  • Los especialistas en nutrición y dietas informan y acompañan acerca de la elección de alimentos y otras maneras de entender la enfermedad.

La investigación, luz de esperanza

Hay entidades que realizan estudios acerca de la celiaquía, una de ellas es el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales. Lo que se investiga son las distintas opciones para lograr el diagnóstico del trastorno que incluye la posibilidad de realizar endoscopia con cápsula. Consiste en que el paciente se traga una pequeña cápsula que contiene una cámara de video para obtener un video del intestino delgado.

De la misma manera se están estudiando otras opciones de medicamento para tratar la dolencia. Una de estas maneja la mezcla de enzimas, que colaboran con las reacciones químicas del organismo, que desintoxicaría el gluten antes de que haga su ingreso al intestino.

La capacitación médica es una prioridad para formar más y mejores profesionales. Toda la esperanza está puesta en esta formación y concientización para alcanzar tanto diagnósticos como tratamientos a tiempo y adecuados.

 

 

 

 

 

 

Por M. Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.