Síntomas y diferencias entre dengue clásico y dengue hemorrágico

Cuando se menciona la enfermedad del dengue, inmediatamente tenemos que ubicarnos en aquellas regiones tropicales del planeta, donde circulan, principalmente, dos tipos específicos de mosquitos, que se encargan de infectar y propagar esta clase de virus: El Aedes Aegypti, que puede llegar a causar fiebre amarilla, y el Aedes Albopictus o también conocido como mosquito tigre, cuyo peligro no va más allá de quererse alimentar de los seres humanos. Para cómo reconocer los síntomas del dengue, es necesario saber que la fiebre del dengue hemorrágico (FDH) es una forma mucho más grave de esta afección, que incluso puede llevar al paciente a la muerte, si no se recibe tratamiento oportuno. Esta FDH se origina por una infección del mismo virus que ocasiona el padecimiento del dengue. Siempre que el paciente se realice un eficiente tratamiento médico, se reducirá a menos del 1% el riesgo del avance de la epidemia hasta llegar a la muerte.

En todo el planeta, se notifican entre 50 y 100 millones de casos de la fiebre ocasionada por el dengue (FD) y por lo menos 100 mil casos de fiebre por el dengue hemorrágico (FDH) al año. Un número equivalente a 100 y 200 presuntos casos de dengue se reportan en los Estados Unidos, cada año, en el ingreso de viajeros y turistas de otros países. Este dato lo entrega oportunamente el Centro de Control de Enfermedades de ese país.

Síntomas del dengue clásico

cómo reconocer los síntomas del dengueSe conoce que el dengue clásico tiene la presencia de síntomas como dolores de espalda, dolor de ojos, vómito, sarpullido, náuseas, dolor en las articulaciones, fuertes dolores de cabeza y fiebre muy alta. Luego de iniciada la fiebre, puede aparecer un sarpullido entre 3 y 4 días después. Esta alteración de dengue clásico suele durar unos 10 días, sin embargo, la recuperación total se puede demorar de 2 a 4 semanas. En el caso de cómo reconocer los síntomas del dengue en los niños, su afectación por esta dolencia es mucho menor, en comparación con el padecimiento que soportan jóvenes y personas adultas. Consejos para prevenir la aparición de los síntomas del dengue.

La diferencia fundamental que existe entre el dengue clásico y el dengue hemorrágico es la fiebre que se presenta en este segundo. Se le denomina fiebre del dengue hemorrágico (FDH) y se caracteriza por ser una fiebre que puede durar de 2 a 7 días y tener, incluso, señales adicionales como náuseas, vómito, dolor de cabeza y dolor abdominal, es decir, síntomas que son comunes en otros tipos de enfermedades. Posterior a esta situación, aparecen las hemorragias cutáneas, los moretones frecuentes, las encías sangrantes, el sangrado nasal y en algunas oportunidades, el sangrado interno. Los vasos capilares  se vuelven tan débiles y permeables, al punto que su líquido interno se sale. Cuando esto sucede, se corre el riesgo de colapso del sistema circulatorio y de no ser tratado inmediatamente, termina con la muerte de la persona en corto tiempo. En la actualidad, para cómo reconocer los síntomas del dengue, el 5% de casos de fiebre del dengue hemorrágico, terminan con esta fatalidad.

Cuál es el tratamiento del dengue

La primera recomendación que se hace es evitar ingerir aspirinas. La sintomatología del dengue se puede tratar con mucho descanso. También se trata tomando grandes cantidades de líquidos. Implementar, según la formulación de un médico, acetaminofén u otros medicamentos para disminuir la fiebre. Después de un viaje a lugares tropicales, donde se haya convivido en presencia de focos del dengue y posteriormente se sienta fiebre al menos 3 semanas después del viaje, es conveniente informar al médico de manera inmediata. Es importante saber para cómo reconocer los síntomas del dengue, que en la actualidad no existe una vacuna contra la fiebre del dengue. Lo que se recomienda constantemente, es hacer especial énfasis en la erradicación de los criaderos de mosquitos y con ello evitar su reproducción. Esto se alcanza eliminando las aguas estancadas en recipientes, en las llantas sin utilizar y en cualquier otro tipo de envase que contenga agua de lluvia. Tratamiento contra el dengue y mayor conocimiento de esta enfermedad. 

Como ya se dijo, no existe una medicina contra la fiebre del dengue, tampoco contra la fiebre del dengue hemorrágico. Pero haciendo un diagnóstico oportuno, la enfermedad se puede tratar con terapia de intercambio de fluidos y ser realmente eficiente. Una completa manera de tratar la Fiebre del Dengue Hemorrágico (FDH), incluirá, necesariamente, un procedimiento de hospitalización.

Cómo se enferma una persona de dengue hemorrágico

Muchas personas no saben cómo reconocer los síntomas del dengue, como tampoco identifican en la picadura del mosquito Aedes, la principal fuente de transmisión del virus. Esta perturbación no se contagia de persona a persona. El mosquito contrae el virus cuando pica a una persona con dengue o dengue hemorrágico. Una semana después, este mosquito puede infectar a otra persona con su picada. Prevenga los síntomas y protéjase de los mosquitos, entérese aquí de cómo hacerlo.

La propagación del virus se puede prevenir

Cuando se viaja a tierras o regiones donde puedan encontrarse focos de dengue, las personas deben asegurar un alojamiento en espacios  interiores, preferiblemente que tengan aire acondicionado, que tengan ventanas y puertas protegidas contra la entrada de los mosquitos y otros insectos. La aplicación de repelente será indispensable sobre la piel, e incluso sobre la ropa misma, salvo en niños menores de dos meses. No es mayoritario el porcentaje de turistas extranjeros que pueden adquirir el virus, solamente será superior la posibilidad, si estos países sufren algún tipo de epidemia. Para evitar estos inconvenientes y saber cómo reconocer los síntomas del dengue, se puede consultar con el Centro de Control de Enfermedades, que deberán informar acerca de los lugares donde se presenten brotes y pandemias, antes de iniciar la excursión. La fiebre del dengue hemorrágico es una indisposición que no se detiene a mirar religión, raza, edad o condición social, hay que informarse y protegerse de sus consecuencias molestas.

Por M. Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.