Cómo es la alimentación para los que sufren de gastritis

La causa de la gastritis es una inflamación del revestimiento o mucosa del estómago, por esta razón, cuando una persona sufre este inconveniente, su dieta de comidas debe contener alimentos de fácil digestión, así como debe asumirse la eliminación definitiva de las comidas picantes.

La alimentación para los que sufren de gastritis, no puede estimular la inflamación o irritación de la mucosa del estómago, estos son síntomas que equivalen a una gastritis, que tiene por síntomas las náuseas, la hinchazón, hipo, heces de color negro, pérdida del apetito, vómito, calambres en el estómago y malestar abdominal. La gastritis crónica es aquella que desarrolla los síntomas en un largo período de tiempo; la gastritis aguda, por el contrario, los desarrolla de repente. Pero, ¿qué ocasiona una gastritis? Entre otras cosas: El reflujo biliar, las infecciones virales y bacterianas, la carencia de vitamina B12, el vómito frecuente y el estrés. Se ha detectado que la mayoría de casos registrados de gastritis aguda, se originan en el exceso de medicinas anti-inflamatorias y el abuso del alcohol.

Un estómago con problemas de inflamación tiene su diagnóstico cuando se analiza la historia clínica y familiar del paciente, más los exámenes de síntomas físicos. Ante la posibilidad de desarrollar una gastritis, vienen las pruebas de sangre, endoscopia digestiva alta, pruebas de imagen y coprológicos. De acuerdo a los resultados que arrojen las pruebas y exámenes, el diagnóstico y la gravedad del paciente, se formularán las alternativas de tratamiento más indicadas. Una recomendación importante que hará el médico es el cambio de la dieta para combatir más efectivamente el problema de gastritis. A continuación, se presenta una opción de dieta diaria para personas que padecen de gastritis.

Elementos importantes en una dieta para gastritis

Alimentación para los que sufren de gastritis Una adecuada alimentación para los que sufren de gastritis, contempla comidas de fácil digestión. En el sentido estricto de la palabra, no hay una dieta exclusiva para los pacientes de gastritis, de lo que se trata es de comer de manera balanceada, con alimentos que no presuricen el aparato digestivo. Lejos de lo que se cree, no es estrictamente necesario consumir porciones pequeñas de alimentos varias veces al día, en lugar de una comida normal. En algunos casos, comer con frecuencia puede agravar la situación del estómago, por efecto de la secreción de ácido. Entonces, planificar una dieta sana y balanceada para los enfermos de gastritis, es una tarea algo incierta, aquí algunas sugerencias.

Todos los productos lácteos provocan en el estómago una mayor secreción de ácido, por lo que su consumo debe ser limitado, es decir, un máximo de tres porciones en el día, tratando, incluso, de que esta medida sea menor. También se sabe que los alimentos que tienen altos niveles de grasa, presurizan el tracto digestivo y su digestión es mucho más lenta que la de otros alimentos, razón suficiente para borrarlos de la lista. Como una cosa lleva a la otra, preferir comidas bajas en grasa, significará disminuir la elaboración de ácido en el organismo.

Incrementar el consumo de fibra

La fibra debe ser una comida sobresaliente en la alimentación para los que sufren de gastritis, lo que se ha comprobado con la experiencia, es que los productos que contienen fibra en buenas proporciones, ayudan al mejoramiento de la digestión y la salud estomacal, contrario a las ideas populares que dicen dañar el estómago, empeorando la labor digestiva. Entonces, para lograr un movimiento intestinal adecuado, debe aumentarse el consumo de fibra y lo mejor es hacerlo de manera progresiva.

Por ejemplo, los enfermos de gastritis deberían tener dietas ricas en agua de coco, tés herbales como la manzanilla y sus propiedades curativas, jugos de frutas no ácidas y jugo de zanahoria, además de frutas frescas, granos enteros,  tofu, fideos, pastas y vegetales. Si el paciente que sufre una gastritis no puede con la dieta vegetariana, debe preferir los huevos, porciones específicas de carnes magras y pescado.

Pacientes con alimentación para los que sufren de gastritis pueden tener episodios de exceso de gases, luego de ingerir vegetales y frutas. La flatulencia puede ser causada por los frijoles secos, los guisantes, frutas con cáscara, cebollas, repollo y brócoli. La acidez que producen otros alimentos como los jugos hechos con frutas cítricas y el tomate, también deben limitarse en la dieta para la gastritis. Se trata de que cada persona tenga muy pendiente qué comidas son las que le ocasionan problemas estomacales y una vez reconocidas, eliminarlas de sus hábitos alimenticios.

El consumo de alcohol es un enemigo latente de los que padecen de gastritis, de igual manera sucede con las comidas picantes, el chile en polvo, el chili, la pimienta roja y negra y otras especias, funcionan como potenciales irritantes del revestimiento estomacal. Los alimentos que aumentan considerablemente el ácido que se produce en el estómago, son los que contienen cafeína, como el té, el caco, el chocolate y, por supuesto, el café. La manera de comprobarlo es cuando, después de consumirlos, se presente algún malestar, como consecuencia, se tendrá que retirar también la cafeína de su dieta de alimentación para los que sufren de gastritis.

El consumo de agua en grandes cantidades, 6 a 8 vasos al día, como mínimo, ayuda eficazmente a reducir la secreción de ácido y a la retención de fluidos. Los molestos síntomas de una molesta enfermedad como la gastritis, se pueden minimizar en la medida en que se siga, con rigurosidad, una dieta saludable y balanceada, allí radica el éxito de cualquiera de sus tratamientos. Cuando se tienen estos síntomas, no hay que dejar para mañana el inicio de la dieta y el tratamiento, mejor comenzarlo de inmediato. Es común que aquellas personas que desarrollan gastritis aguda, pueden erradicarla y mejorar su salud en un tiempo corto. Diferente a los que tienen una gastritis crónica, que su recuperación puede tardar más tiempo de lo que se piensa.

Una complicación como esta, que no se maneje a tiempo, o que se interrumpa en la alimentación para los que sufren de gastritis, tiene consecuencias mucho más severas como la pérdida desproporcionada de sangre, que puede terminar en un cáncer de estómago.

Por M. Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.