Diez Remedios Caseros para la Presión Arterial Baja

La presión arterial baja, también conocida como hipotensión, es una condición en la que la presión arterial de una persona se vuelve tan baja que causa síntomas como mareos, desmayos, fatiga, náuseas, dificultad para respirar, visión borrosa, palpitaciones, y piel fría y sudorosa.

Las personas con un peso ideal y que están en buena forma física y son activas en general, tienen una lectura de presión arterial más baja que lo que se considera normal en 120/80 mm Hg. Sin embargo, esto es saludable, especialmente cuando no se experimentan los síntomas.

Sin embargo, cuando las lecturas se mantienen constantemente cerca de 90/60 mm Hg o inferior, se considera hipotensión. Además, cuando la presión de la sangre es extremadamente baja, puede causar flujo inadecuado de sangre a órganos tales como el cerebro, los riñones y el corazón.

La condición puede ser causada por problemas como la deshidratación, reposo prolongado en cama, las deficiencias nutricionales, una disminución en el volumen de sangre, problemas cardiacos, embarazo, trastornos endocrinos, y enfermedades neurológicas.

Ciertos medicamentos como los bloqueadores alfa, los bloqueadores beta, los diuréticos, los antidepresivos y otros también pueden ocasionar presión arterial baja.

Cuando se trata la presión arterial baja, generalmente se sugiere aumentar el consumo de sal y de líquidos. Antes de aumentar su consumo de sal, consulte con su médico. También, reduzca las bebidas alcohólicas y los alimentos ricos en carbohidratos como el pan, el arroz, la pasta y las papas.

El tratamiento adecuado para esta condición depende de la causa exacta, pero usted puede probar algunos sencillos remedios caseros para aliviar los síntomas.

Aquí están los 10 mejores remedios caseros para la presión arterial baja.

1. Agua Salada

El agua salada ayuda a tratar la presión arterial baja debido a que el sodio en la sal aumenta la presión arterial. Sin embargo no se exceda con este remedio ya que el exceso de sal puede llegar a ser poco saludable. Simplemente mezcle media cucharadita de sal en un vaso de agua y bébala. También puede tomar bebidas deportivas.

2. Almendras y Leche

Este es otro tradicional remedio casero para la presión arterial baja.

  1. Remoje de cinco a seis almendras en agua durante la noche.
  2. Por la mañana, pele la piel y muela las almendras hasta lograr una pasta suave.
  3. Por último, hierva la pasta en una taza de leche. Beba una taza de esto cada mañana.

 

3. Uvas Pasas

Las uvas pasas son un remedio tradicional Ayurveda que se considera excelente como tratamiento natural de la hipotensión.

  1. Remoje de 30 a 40 uvas pasas en una taza de agua durante la noche.
  2. Cómalas en la mañana, una a la vez, con el estómago vacío. También se puede beber el agua en que se remojaron las uvas pasas.
  3. Siga este remedio durante unas pocas semanas o incluso hasta un mes.

 

4. Jugo de Remolacha

El jugo de remolacha cruda es útil como tratamiento tanto para la presión arterial alta como para la baja. Para hipotensión, beba una taza de jugo de remolacha dos veces al día durante una semana. Otros jugos naturales de frutas también se consideran útiles en este sentido.

 

5. Albahaca Sagrada

La albahaca sagrada es benéfica para la presión arterial baja debido a que es rica en vitamina C, magnesio, potasio y ácido pantoténico. Además, ayuda a equilibrar la mente y a reducir el estrés.

  1. Extraiga el jugo de 10 a 15 hojas de albahaca.
  2. Agregue una cucharadita de miel a este jugo.
  3. Beba este jugo diariamente con el estómago vacío.

También puede masticar de cuatro a cinco hojas de albahaca sagrada a diario por la mañana.

6. Café

Tomar una taza de café fuerte, chocolate caliente, gaseosa, o cualquier bebida con cafeína también puede aumentar temporalmente la presión arterial. Si sufre con frecuencia de presión arterial baja, beba una taza de café por la mañana o bébala junto con las comidas, especialmente al tratarse de hipotensión ortostáticaPero no lo convierta en un hábito ya que los efectos a largo plazo de la cafeína no están claros.

7. Jugo de Limón

El jugo de limón es altamente eficaz para tratar la presión arterial alta, pero también se puede utilizar para la presión arterial baja, especialmente cuando es causada por deshidratación. En tales casos, usted puede beber un poco de jugo de limón mezclado con un poco de sal y azúcar. Le ayuda a energizar el cuerpo, estimulando la función del hígado y ayudando en la digestión. Un vaso de jugo de caña de azúcar mezclado con una cucharadita de jugo de limón y sal también es útil.

8. Jugo de Zanahoria

Iniciar el día con jugo fresco de zanahoria mezclado con un poco de miel es un método fácil para tratar la presión arterial baja.

  1. Tome un vaso de jugo de zanahoria.
  2. Agregue dos cucharadas de miel a este.
  3. Beba dos veces al día (con el estómago vacío por la mañana y por la tarde).

9. Raíz de Regaliz

La raíz de regaliz es otro popular remedio casero para normalizar la presión arterial baja causada por los bajos niveles de cortisol. Bloquea la enzima que descompone el cortisol y apoya la función saludable de la adrenalina. También es eficaz para curar el síndrome de fatiga crónica.

  • Usted puede preparar té de regaliz agregando una cucharadita de esta hierba (seca o en polvo) en una taza de agua hirviendo durante unos cinco minutos. Usted puede tomarlo a diario por unos días.
  • Como alternativa, puede tomar alrededor de 400 a 500 mg de cápsulas de raíz de regaliz por unos días.

10. Romero

Se cree que el romero es útil para normalizar la presión arterial baja ya que estimula el sistema nervioso central y mejora la circulación. Tome hasta 10 ml de tintura de romero a diario. Tomar infusión recién preparada con esta hierba o agregarla a sus comidas también es útil. Adicionalmente, puede simplemente agregar de tres a cuatro gotas de aceite esencial de romero a su difusor para obtener beneficios de la aromaterapia.

Junto con estos remedios caseros, realice ejercicio leve con regularidad para promover el flujo sanguíneo. Sin embargo evite el ejercicio vigoroso y el levantamiento de pesas. Además, consulte a su médico para ver si alguno de sus medicamentos recetados está generando el problema.

Por Dayana G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.