Remedios naturales para remover callos y endurecimientos

Este artículo pretende dar a los lectores unas cuantas indicaciones de tratamientos para cómo curar los callos y otros endurecimientos. Estos últimos representan una especie de acumulación de parches ásperos y de formación gruesa de la piel, que aparecen justamente en los pies y en algunos casos, incluso, aparecen en las manos.

Por su parte los callos son un fenómeno similar salvo que la concentración puede ser más profunda  en la parte central o núcleo. Hay que saber cómo curar los callos que son duros o suaves, dependiendo de la zona del cuerpo donde estén ubicados. Los callos suaves son, por ejemplo, los que aparecen entre los dedos, son suaves porque la humedad hace que permanezcan de esta manera.

cómo curar los callosEl desarrollo de las callosidades se puede dar más fácilmente cuando las personas tienen por hábito permanecer mucho tiempo de pie durante el día. Los pies agotados por esta razón, sufren una especie de presión y frotamiento constantes, razón por la que se facilita la formación de los callo, esto se incrementa también con el paso de los años en las personas.

Muchas personas deciden retirar o quitar los callos utilizando un cortaúñas o cuchillas pequeñas, como arrancándolos, la primera recomendación aquí es abstenerse de realizar esta práctica, porque es bastante posible adquirir una infección por el uso de instrumentos no esterilizados o también por heridas profundas que se puedan hacer en esa parte del cuerpo. Algunas de estas situaciones también pueden generar las verrugas plantales, lea cómo curar estas y otras que aparecen en el cuerpo. A continuación se presenta una alternativa de solución, que puede ser útil además de efectiva.

Materiales que se requerirán

  • Piedra pómez
  • 1/2 taza de sal
  • 1/2 taza de bicarbonato de sodio

Cómo remover los callos de los pies:

  • El primer paso de esta guía práctica de cómo curar los callos, es colocar los pies en una tina que previamente tendrá agua caliente mezclada con bicarbonato de sodio y con sal Kosher. Luego se dejan en reposo unos 20 minutos.
  • Pasados los 20 minutos se retira un pie de la tina e inicia el proceso de fregar la zona del endurecimiento o la callosidad utilizando la piedra pómez. Este procedimiento debe realizarse con suavidad ya que la piel estará blanda por efecto del remojo en el agua caliente.
  • Se debe ir enjuagando la piedra en la bañera a medida que se vaya necesitando, esto sucede cuando se va acumulando piel muerta que cae del pie. Se sigue fregando con la piedra pómez para cómo curar los callos, hasta eliminar por completo el punto que tiene problema, por lo menos avanzar lo que sea posible. Puede suceder que se requieran más sesiones de limpieza.
  • Con el otro pie se repite la misma práctica, teniendo en cuenta que este ha permanecido todo este tiempo entre el agua. El procedimiento con la piedra pómez debe hacerse con mayor suavidad, porque la piel está aún más suave.
  • Posterior a la remoción correcta de toda la piel muerta, o de lo que más se haya logrado quitar, sigue el proceso de enjuagar y secar. Puede aplicarse una crema para hidratar y después usar calcetines de algodón o lana.

Sugerencias prácticas

  1. Cuando los callos son bastante gruesos, seguramente se requerirá realizar los pasos anteriormente mencionados, varias veces o varios días, para poder ver los resultados.
  2. La primera parte del procedimiento será la que mayor trabajo requiera para cómo curar los callos, sin embargo, cuando se lleva a cabo tan pronto como empiezan a aparecer las asperezas y callosidades, la respuesta será más positiva. Los métodos de spa que se pueden probar también, resultan ser el momento ideal para exfoliar, para hacerse una terapia de remojo y consentirse de verdad.
  3. Si las asperezas se desarrollan con velocidad, una buena alternativa es aplicar en los pies la manteca de karité o el aceite de coco tantas veces como sea posible. También conviene usar plantillas cómodas dentro de sus zapatos. En el mercado se pueden adquirir almohadillas para cubrir las callosidades, de esta manera se puede lograr una curación más rápida. Deben, entonces, tenerse en cuenta los siguientes aspectos: Utilizar plantillas cómodas, evitar los tacones altos y usar zapatos adecuados, es decir, a la medida. Otros consejos que pueden ayudar a prevenir y evitar la aparición de callos.
  4. Cuando los callos son muy difíciles de remover y además ocasionan dolores permanentes que no cesan con ningún tratamiento, es conveniente que un profesional de la salud revise los pies y decida cómo curar los callos, también analizará si resulta necesaria una cirugía, de acuerdo a la gravedad del asunto.

Alerta: Cuando una persona tiene diabetes, se sugiere consultar con el médico especialista antes de llevar a cabo cualquiera de los remedios anteriormente citados, para las asperezas y callosidades en los pies.

Por M. Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.